¿Qué tan cerca puede estar una intervención militar en Venezuela?

Las anotaciones de la libreta del asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, que se conocieron el pasado lunes -por un aparente descuido del funcionario-, donde se lee “5000 troop to Colombia” (5000 tropas para Colombia) han despertado distintas inquietudes e interpretaciones.

EL PAIS/ CALI/ COLOMBIA

La principal de ellas es que Estados Unidos podría estar planeando una intervención militar en Venezuela. De hecho, en varias ocasiones el presidente de este país, Donald Trump, ha sugerido esta posibilidad.
Después de que se conocieron las anotaciones de Bolton, un portavoz de la casa Blanca dijo que “como ya ha dicho el Presidente, todas las opciones están sobre la mesa”.

¿Qué tan posible es que Estados Unidos se decida por esta vía?

El analista internacional Enrique Daza no descarta que una intervención militar esté en lo que han llamado “las opciones sobre la mesa”, sin embargo, considera lejana esa posibilidad.

“Lo que sí es cierto es que van a aumentar la presión. Hay todavía una gran cantidad de sanciones económicas, presiones diplomáticas… Yo diría que antes de una invasión se tiene que escalar mucho más la guerra económica”, señala.

En eso coincide Jhon Marulanda, consultor internacional de seguridad y defensa, quien cree que la estrategia de Estados Unidos está orientada a asfixiar la economía.

“Está asfixiando los principales recursos que tiene el Gobierno, que afecta mucho también los recursos de sus fuerzas militares, lo que ayuda a que se fracturen en su interior. Si no tienen el flujo de dinero para combustible, tanques, para la comida y la logística de su ejército, eso va a generar una fractura”.

Marulanda añade que también se está apuntando a una guerra psicológica. “Eso de la descuidada anotación de Bolton, la presencia del general Stammer en la frontera… todo esto es una presión psicológica que va a terminar por minar a las fuerzas militares. A eso es a lo que le apuesta Estados Unidos y no a una intervención directa”.

Sin embargo, para Carlos Arturo Velandia, consultor sobre paz y conflictos, una invasión militar es una posibilidad: “Esa opción es de la naturaleza imperial de EE. UU. Ellos siempre están metidos en una guerra. Salieron de Afganistán para caer en Irak, de allí salieron para entrar en Libia, luego entraron en Siria, acaban de salir de allí para caer en otro lugar, ese lugar es Venezuela, con la complicidad de Colombia”.

El experto agrega que la nota de la libreta de John Bolton no se dio a conocer por un descuido, sino que tenía toda la intención. Asimismo, dice que en medio de este escenario, “Colombia será arrastrada a ese conflicto armado internacional”.

El analista Enrique Daza añade que Estados Unidos no puede subestimar la fuerza militar de Venezuela.

“Maduro tiene milicias, tiene el ejército, tiene la posibilidad de venderle petróleo a muchos países, entonces una intervención no sería un golpe rápido, sino una guerra larga con resultados impredecibles”.

Cuestionamientos

La ‘particular’ anotación en la libreta de John Bolton provocó fuertes cuestionamientos por parte de líderes opositores al presidente Duque que se han sumado a las críticas por la llegada al país del general Mark Stammer, jefe del Comando Sur de Estados Unidos.

Una de las voces más críticas la expresó el excandidato presidencial y senador Gustavo Petro, quien sostuvo que “si el presidente de Colombia está en secreto ayudando a una invasión de los EE. UU. sobre Venezuela donde viven millones de colombianos que quedarían expuestos a perder sus vidas y bienes, entonces tenemos un Presidente al que no le importa la vida de sus connacionales”.

También se pronunció el senador del Polo Democrático Jorge Robledo, quien sostuvo que “no hay una sola palabra en la Constitución de Colombia que autorice, con ningún propósito, que se estacionen tropas extranjeras en territorio nacional”.

Asimismo, el senador de ese partido, Iván Cepeda, planteó que el Gobierno Duque debe responder si quiere convertir a Colombia en una base militar estadounidense.

Mientras el senador del Mais, Feliciano Valencia, se preguntó “¿Entonces vamos a renunciar a nuestra soberanía para que invadan Venezuela? ¿Nos vamos a meter a un conflicto de proporciones desconocidas?”.

Visita de Mark Stammer es “rutinaria”

De visita rutinaria y normal calificó el ministro de Defensa, Guillermo Botero, el paso por Colombia del general Mark Stammer, del Ejército Sur de los Estados Unidos.

De esta manera, el jefe de la cartera le salió al paso a la polémica por el viaje al país del alto oficial en momentos en que hay una tensión por la situación en Venezuela.

El Ejército Sur de los EE. UU. es un componente del Comando Sur y presta colaboración a 31 países de Centro y Suramérica, así como a naciones del Caribe. Sus recorridos por estos países son frecuentes para revisar temas de cooperación internacional.

“Colombia tiene una relación recíproca con el Gobierno de los Estados Unidos y con sus fuerzas militares. En este tipo de visitas se mira la interdicción de los cargamentos de droga y cómo va la erradicación de los cultivos ilícitos”, detalló Botero.

La agenda que cumplirá el oficial estadounidense será privada y sostendrá varias reuniones entre las que se cuenta una con el general Nicacio Martínez, comandante del Ejército, y con el general Luis Navarro, comandante de las Fuerzas Militares.

Al ser consultado por la posibilidad del ingreso de tropas extranjeras en el país, Botero dijo que el canciller Carlos Holmes Trujillo es el vocero y que desde esa cartera no se le consulta al Ministerio de Defensa.

“Yo no lo consulto a él ni él me consulta a mí. Trabajamos articuladamente, pero eso no quiere decir que haya consultas”, enfatizó Botero.

¿Pueden entrar tropas a Colombia?

El exmagistrado y expresidente de la Corte Constitucional, José Gregorio Hernández, explica que según la Carta Magna, todo tránsito de tropas extranjeras por territorio colombiano debe ser autorizado previa y expresa- mente por el Senado de la República.

“En caso de receso —como ahora— lo puede autorizar el Presidente de la República, pero previo dictamen del Consejo de Estado, que es obligatorio. Además, en todo caso de tránsito de tropas, estación y tránsito de buques o aeronaves extranjeros de guerra, en aguas o en suelo, o en espacio aéreo de la Nación, el Gobierno está obligado a oír previamente al Consejo de Estado”, explica Hernández.