EEUU: avanza el reconteo de votos en el estado de la Florida

Este lunes, un juez determinó que no existe evidencia de mal comportamiento, trampa o fraude en la revisión de votos llevada a cabo en Broward County, Florida, región que se convirtió en uno de los puntos rojos de las elecciones intermedias, ya que los demócratas pidieron una revisión exhaustiva y transparente de cada sufragio luego de que los candidatos republicanos para el senado y la gubernatura sacaran ventaja mínima.

Jack Tuter, Juez en Jefe del Circuito estatal, dijo en una comparecencia de emergencia que “no hay indicios de fraude”, al tiempo que señaló que el conteo de votos para gobernador aún está en el aire, pues se tiene que determinar un ganador a nivel estatal. A su vez, pidió tanto a republicanos como demócratas “calmar su retórica”, pues sólo están provocando que se coloquen más dudas sobre un proceso que las autoridades ya han determinado como transparente.

Además, Tuter señaló que lo realmente urgente es volver a generar confianza en los ciudadanos, así que instó al gobernador Rick Scott, a ambos partidos y a las autoridades electorales de Broward, para que acuerden nuevas medidas de seguridad en lo que termina la revisión de los votos. Entre sus recomendaciones destaca la invitación a sumar a tres miembros de la policía, no para intervenir directamente (cosa que deseaba Scott), sino para vigilar el adecuado proceso.

El llamado de Tuter para que ambas facciones se tranquilicen, es un llamado indirecto a posturas como la que tomó el presidente Donald Trump en horas recientes, pues desde Twitter ha denunciado, de manera infundada, la “aparición repentina de miles de votos para los demócratas y pérdida de boletas”. Ante esto, el mandatario ha pedido que “se respeten los resultados de la noche electoral“, mismos que favorecen a los republicanos.

¿Trump está realmente preocupado por la transparencia del voto? Todo indica que no, pues su petición de no llevar a cabo el reconteo es totalmente ilegal por dos razones. La primera de ellas es que, constitucionalmente, si existe menos del 0.5% de diferencia entre candidatos, se tienen que volver a contar los sufragios.

Por otro lado, si se acepta como válido únicamente el conteo de la noche electoral, se dejarían fuera los miles de votos de Broward, así como aquellos que provienen del extranjero, que en su mayoría fueron realizados por soldados en combate. Lo que pide el presidente es eliminar la decisión de miles de ciudadanos con tal de obtener un beneficio partidista. Y eso no es más que un verdadero atentado contra la democracia de Estados Unidos.