ZTE firma acuerdo por 1.400 millones de dólares con EEUU para levantar prohibiciones

El gigante chino de las telecomunicaciones ZTE Corp anunció el nombramiento de un nuevo directorio el viernes, dentro de un acuerdo por 1.400 millones de dólares con Estados Unidos que le deja más cerca de lograr un levantamiento de la prohibición de hacer negocios con firmas estadounidenses, reseñó Reuters

ZTE, el segundo mayor fabricante de equipos de telecomunicaciones de China, recibió en abril una dura prohibición de siete años sin poder trabajar con proveedores estadounidenses, después de que rompió un acuerdo para castigar a ejecutivos que conspiraron para evadir sanciones estadounidenses contra Irán y Corea del Norte.

Los cambios en la gerencia de la firma fueron una de las condiciones impuestas en un acuerdo para levantar la prohibición.

Li Zixue fue elegido como el nuevo presidente de la compañía, informó ZTE en documentos presentados este viernes. El antiguo directorio, dirigido por Yin Yimin, presentó su renuncia hoy 29 de junio, agregó.

La empresa, que detuvo sus principales operaciones tras la prohibición, acordó pagar también una penalización de US$1.000 millones y depositar otros US$400 millones como parte del acuerdo para poder reanudar los negocios con proveedores estadounidenses, que le suministran un tercio de los componentes usados en sus equipos.

No obstante, el Departamento de Comercio no ha afinado aún los detalles necesarios para levantar la prohibición, en medio de una férrea oposición al acuerdo por parte de algunos legisladores estadounidenses.

La incertidumbre sobre la prohibición, en medio de una escalada de las tensiones comerciales entre Washington y Pekín, ha golpeado a las acciones de ZTE, que se han desplomado un 60% desde que se reanudó su cotización más temprano este mes tras un paréntesis de dos meses, borrando más de US$11.000 millones al valor de mercado de la firma.

Algunos inversores y analistas han puesto en duda que una nueva directiva y equipo gerencial puedan establecerse lo suficientemente rápido para sacar a la compañía de sus problemas.