Tailandia: niños rescatados evolucionan satisfactoriamente

Tras una jornada de entrenamiento, Ekapol Chantawong, o Ake, llevó a los niños a una excursión a la cueva Tham Luang en Tailandia donde quedaron atrapados durante 17 días hasta que todos fueron rescatados este martes.

EL  TIEMPO/ COLOMBIA

Ake pidió desde la cueva perdón a los padres de los niños por el incidente. Pero las opiniones están divididas, mientras que unos piensan que toda la responsabilidad por lo sucedido debe recaer sobre él, otros aseguran que él salvó la vida de los menores porque los ayudó a mantener la calma durante todos los días que duraron atrapados en la cueva.

“A los padres de todos los niños, ahora los niños están bien, el equipo nos atiende bien. Prometo cuidar lo mejor que pueda a los niños. Quiero agradecer a todos su apoyo y quiero pedir una disculpa a los padres”, escribió el entrenador en la carta.

Ake, nacido en Birmania, se quedó huérfano de padre y madre siendo muy joven y se trasladó a vivir con su abuela. Antes de ser entrenador pasó varios años como monje budista.

Por el momento, no se sabe qué pasará con el entrenador de fútbol, pues las únicas declaraciones oficiales provienen del portavoz  de los operativos, Narongsak Ossottanakorn, que afirmó que espera que este incidente sirva de ejemplo a los niños para que se conciencien sobre la importancia de la seguridad.

TODOS ESTAN BIEN DE SALUD

Los ocho primeros niños rescatados se encuentran “bien de salud”, aseguraron las autoridades, pero permanecerán hospitalizados en cuarentena, con gafas de sol para proteger la vista y bajo seguimiento psicológico.

Dos de los rescatados están tomando antibióticos porque presentan síntomas de neumonía, luego de estar expuestos durante días a la humedad de la gruta. Pero incluso ellos presentan un “estado normal”, informó el hospital de Chiang Rai.

“Los ocho están bien de salud, sin fiebre”, declaró Jesada Chokedamrongsuk, responsable del ministerio de Salud Pública en un primer balance detallado del estado de salud de los adolescentes de entre 12 y 16 años.

Todos fueron sometidos a pruebas radiológicas y sanguíneas. Los análisis de sangre se enviaron a Bangkok y los resultados se conocerán dentro de unos días.

Además, se les vacunó contra el tétano y contra la rabia aunque el riesgo de que los murciélagos los hayan mordido mientras dormían es muy bajo. Todos pueden caminar, hablar y comer y alguno hasta consumió chocolate. Por el momento no pueden ingerir comida picante, típica en Tailandia, porque tienen el estómago delicado.

EL FUTBOL LOS APOYA

El rescate de los niños y el entrenador fue alabado por celebridades en diversos países. El centrocampista francés Paul Pogba los llamó “héroes del día” y les dedicó la victoria 1-0 de su país sobre Bélgica que llevó a ‘Les Bleus’ a la final del Mundial por primera vez en 12 años.

“Bien hecho, muchachos. Ustedes son muy fuertes”, dijo Pogba en Twitter.

En tanto, Kyle Walker y Jack Butland, miembros de la selección inglesa que enfrentará más tarde el miércoles a Croacia por el otro lugar en la final, se ofrecieron a enviar equipamiento deportivo al equipo tailandés. Anteriormente, el exfutbolista brasileño Ronaldo había instado a los niños a ser fuertes mientras esperaban el rescate.

Además, La fundación del club español Barcelona los invitó a asistir a un torneo internacional de la academia del equipo y a mirar un partido en el estadio Camp Nou. Y los niños, el entrenador y sus rescatistas también podrán viajar a conocer el ‘Teatro de los Sueños’, como también es conocido el estadio Old Trafford del Manchester United.

INTERNACIONAL*
Con Reuters y Efe