¿Ser rico es malo? La vida de lujos del hijo de Roberto Rincón, el “zar” de Pdvsa/Houston

Por EL CONFIDENCIAL (ESPAÑA)

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional ha descubierto una fortuna oculta en España siguiendo el rastro del empresario venezolano Roberto Rincón, acusado por un tribunal de Houston (Texas) de liderar una trama corrupta que saqueó la petrolera estatal de Venezuela (PDVSA) ocasionando un perjuicio a la arcas del país superior a los 1.000 millones de dólares. Las autoridades de Washington lo investigan desde 2015, pero no habían conseguido localizar todos los fondos. Una parte estaba presuntamente escondida en territorio español.

Anillo incautado a la mujer de Roberto Rincón, un diamante con forma de corazón tasado en tres millones.
Anillo incautado a la mujer de Roberto Rincón, un diamante con forma de corazón tasado en tres millones.

El pasado 6 de junio, expertos en delitos económicos de la Policía Nacional detuvieron en Madrid a su esposa, María Lilia Bravo, y a uno de los hijos del matrimonio, José Roberto Rincón Bravo, afincado desde hace años en España. La mujer se había desplazado desde Miami para visitarlo. Los agentes registraron la vivienda principal de Rincón Jr., un unifamiliar de lujo en una las urbanizaciones más exclusivas de Pozuelo de Alarcón (Madrid), y su segunda residencia en el campo, la finca La Losilla, una propiedad ubicada en el término municipal de Villarejo de Salvanés (Madrid), en pleno Parque Natural del Alto Tajo, por la que habría pagado 22 millones de euros procedentes del entramado societario de su padre.

La Losilla ocupa una extensión de 400 hectáres de bosque y cultivos, aunque lo más destacado son sus edificaciones. Más de 2.000 metros cuadrados de superficie habitable que se dividen en varias viviendas. La principal tiene 1.368 metros cuadrados. Dispone de helipuerto, cuadras, tentadero, piscina y pista de tenis, entre otros equipamientos. La Policía tuvo que recurrir a su unidad de caballería para poder registrarla. Hasta hace unos años, se alquilaba para bodas. Los Rincón se la compraron al empresario Joao Espirito Santo, que llegó a poseer el mayor ‘holding’ financiero privado de Portugal, con Banco Espirito Santo a la cabeza, y utilizaba la finca para organizar cacerías en las que participaban presidentes del Ibex 35 y miembros de casas reales europeas.

José Roberto Rincón Bravo, junto a su esposa, en una imagen reciente.
José Roberto Rincón Bravo, junto a su esposa, en una imagen reciente.

El clan de los Rincón atesoraba otros activos. La UDEF descubrió que María Lilia había volado hasta España con joyas que han sido tasadas por un perito independiente en 12 millones de euros. Su valor comercial podría incluso triplicar esa cifra. La pieza más cara es un anillo con un enorme diamante con forma de corazón. Se estima que tiene un precio de tres millones de euros. Otro segundo anillo, con un enorme diamante amarillo de aspecto cúbico, tendría un coste de 2,5 millones. Completan la colección relojes, pulseras, collares y pendientes de lujo.

Su hijo tenía su propia colección de relojes, pero su verdadera pasión eran los coches y el vino. En su garaje, fueron intervenidos tres deportivos: un Ferrariblanco, un Mercedes AMG amarillo y un BMW i8 azul, un modelo futurista del fabricante alemán con un motor híbrido (gasolina-eléctrico) capaz de pasar de cero a 100 km/h en solo 4,4 segundos. El valor de los automóviles ronda los 500.000 euros.

Un BMW i8 (izq.) y un Mercedes AMG como los intervenidos a Rincón Jr.
Un BMW i8 (izq.) y un Mercedes AMG como los intervenidos a Rincón Jr.

Su amor por el vino era aún mayor. Rincón Jr. tenía en su casa de Pozuelo facturas de 600.000 euros con algunas de las referencias más selectas del mundo. Se había construido una enorme bodega en el sótano para mantener los caldos a una temperatura y humedad perfectas. Se hallaron cajas enteras de Pingus, un Ribera del Duero que está considerado el vino más caro de España, con un precio aproximado de 1.300 euros por botella, aunque hay añadas que cotizan por encima de los 10.000.

Ese patrimonio contrasta con la discreta actividad que José Roberto Rincón Bravo desarrollaba en territorio nacional. En 2012, se convirtió en administrador mancomunado de Tradequip España Inspección y Logística, propiedad de la venezolana Tradequip Venezuela. Después, en 2013, constituyó la mercantil Global Maghas únicamente para gestionar la finca de La Losilla; en 2014 montó una empresa cultural que nunca tuvo actividad, Producciones Cinematográficas Venezolanas Miranda, y en 2015 creó otra empresa de eventos que tampoco registró entrada de dinero en su caja, Cibaria Gourmet.

Tras las detenciones, el titular del Juzgado de Instrucción número 27 de Madrid, responsable de la operación, imputó a Rincón Jr. y su madre un delito de blanqueo de capitales, al concluir de forma indiciaria que los inmuebles y el resto de bienes intervenidos fueron comprados con dinero procedente del expolio de PDVSA. La mujer quedó en libertad con medidas cautelares, pero su hijo ingresó automáticamente en prisión provisional, donde permaneció hasta el pasado 6 de agosto. Ambos tienen prohibida su salida de España. El caso está ahora en manos del Juzgado de Instrucción número 41 de plaza de Castilla.