Real Madrid bota a Lopetegui y hace oferta a Antonio Conte

El Real Madrid envió la primera oferta formal a Antonio Conte este viernes, proponiéndole hacerse cargo del banquillo que hasta ahora ha ocupado Julen Lopetegui. El 5-1 del clásico desencadenó unas negociaciones que hasta el domingo habían estado prácticamente paralizadas en espera de acontecimientos. Según fuentes de la directiva, Florentino Pérez, el presidente, acarició la idea de fichar a José Mourinho hasta última hora. Durante varios días, los estrategas del club especularon con la posibilidad de ganar tiempo, incluso manteniendo a Lopetegui, si el resultado de Barcelona no era demasiado escandaloso. Pero esa vía se cerró. Se disipó según entraban los goles en el arco de Courtois y según el Manchester United vencía al Everton (2-1), coincidiendo con el desenlace del partido en el Camp Nou.

Ahora los funcionarios del club de Chamartín esperan cerrar el contrato de Conte este lunes para presentarlo el martes. Mientras tanto, no descartan que Santiago Solari, entrenador del Castilla, pueda hacerse cargo del primer equipo para dirigir el próximo partido de Copa del Rey, el miércoles en Melilla.

Mourinho y Conte han sido los primeros entrenadores en la lista de relevos elegidos por Florentino Pérez. Si este verano fue el director general, José Ángel Sánchez, quien tomó las riendas de la elección cuando se frustraron las demás alternativas y llamó a Lopetegui, ahora el que se ocupó personalmente de todo el proceso fue el propio presidente. Dicen en el palco que fue un camino difícil, plagado de incertidumbres ante una serie de disyuntivas que nunca conducen a la solución ideal. Pero que el mandatario se formó una certeza. Esta vez quería un entrenador estricto, rígido en sus criterios disciplinarios. Alguien de reconocida fama autoritaria capaz de cuadrar una plantilla que, víctima de la saciedad después de lograr cuatro Champions de cinco, ha perdido la energía mental necesaria para mantener el nivel competitivo. Florentino Pérez y toda su directiva están seguros de que los principales culpables de la peor racha de resultados del Madrid desde 2007 son los futbolistas.

En junio, el abanico de entrenadores que fueron rechazando la oferta del Madrid, por orden de prioridades, fue el siguiente: Löw, Pochettino, Klopp y Allegri. El quinto de la lista resultó Conte, al que Florentino Pérez descartó para evitar conflictos. Resulta que los jugadores del Chelsea convocados por la selección española habían informado a Ramos de que el italiano era un tipo, en general, insoportable. Quedaba Lopetegui. Sin más alternativas, Florentino Pérez se encogió de hombros. José Ángel Sánchez le llamó y se hizo cargo del papeleo.

Ahora el preferido presidencial era Mourinho. Pero el portugués provocaba algo más que rechazo entre los veteranos del Madrid que tuvieron la ocasión de entrenar a sus órdenes entre 2010 y 2013. Además, tenía contrato con el United y su tortuosa negociación para abandonar el club inglés no tiene visos de acelerarse. La victoria del United ante el Everton, este domingo, complicó definitivamente las cosas cuando el 5-1 del Camp Nou exigía medidas urgentes. Prevenida sobre las probabilidades de sufrir una goleada, la directiva anticipó el tipo de reacciones que gasta la masa social en el Bernabéu. Más que una crisis deportiva esto desencadena un terremoto cuyas ondas afectan a la junta misma. La elección de Conte se aceleró ante la imposibilidad de esperar más.

Conte reúne condiciones que agradan a Florentino Pérez. Dice el presidente que ya ponderó su fichaje cuando dirigía a la Juventus. El hombre le atraía. Es lo más parecido a un sargento que ofrece la primera línea de entrenadores en el mercado. También es metódico, trabajador, de corte científico. La clase de personaje cuyo grado de sofisticación le aleja del molde del entrenador tradicional. El inconveniente que veía el presidente residía en su estilo de juego. Teme que la afición madridista no comulgue con tantos pelotazos.

Conte es uno de los últimos abanderados del catenaccio. Con retoques vanguardistas, su propuesta es una de las más conservadoras que existen. En la Juventus y en el Chelsea imprimió a sus equipos un marcado sello defensivo. Trabajó sobre la base de un esquema de 5-3-2 resumiendo los ataques en maniobras sencillas y directas. Los futbolistas como Hazard, o como Isco, que se agrandan cuando tienen la pelota, se encuentran incómodos en este tipo de modelos.

Conte y Mourinho se parecen por su carácter y por sus ideas futbolísticas. Mourinho, a ojos del presidente, gozaba de la ventaja social, clave en estos tiempos convulsos. Hay una parte de la hinchada que todavía siente nostalgia del portugués. Estos sentimientos eran una mina muy aprovechable para soslayar el riesgo de pañoladas. En su hándicap Florentino Pérez contabilizaba la mala recepción que tendría entre los jugadores. El presidente envió a sus emisarios a sondear al vestuario y la opinión que recogió de los capitanes fue extremadamente desfavorable a Mourinho.

Ramos y Marcelo no esperaban nada bueno de Mourinho. Le consideran demasiado vengativo como para evitar un conflicto con una plantilla a la que criticó varias veces, acusándola de traicionarle y de provocar su salida del club en 2013. La opinión que Ramos tiene de Conte tampoco es la mejor después de escuchar a sus compañeros de selección. Morata, Alonso, Pedro, Cesc y Azpilicueta le retratan como al jefe arbitrario e impredecible de un cuartel.