Perú: presidente del Poder Judicial renuncia por denuncia sobre tráfico de influencias

El presidente del Poder Judicial, Duberlí Rodríguez, ha dimitido la mañana de este jueves después de que un grupo de jueces solicitaran su renuncia la noche del miércoles tras las continuas revelaciones de corrupción en el sistema judicial durante los últimos 12 días. Esta misma mañana presentaron también su dimisión otros tres miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM, la entidad que nombra, destituye y ratifica jueces y fiscales). De los siete consejeros, que conforman el órgano, cinco han renunciado, uno ha sido suspendido y solo uno no ha dimitido.

EL PAIS/ ESPAÑA

La justicia de Perú se había declarado este miércoles en estado de emergencia durante 90 días, tras nueve días en los que se han difundido audios de conversaciones entre magistrados, fiscales, miembros del CNM, empresarios y otros que traficaban con sentencias judiciales, influencias y sobornos. Durante este periodo habrá cambios administrativos en todo el sistema de justicia, según indica una resolución del Consejo Ejecutivo del Poder Judicial, que no ha detallado en qué consistirán las modificaciones. El presidente de Perú, Martín Vizcarra, convocó al Congreso a una sesión extraordinaria mañana con un único punto de agenda: discutir la expulsión de los consejeros titulares y suplentes del CNM.

Sin embargo, la mayoría fujimorista en el Legislativo, constituida por Fuerza Popular, no comparte la propuesta de destituirlos a todos. El presidente del Congreso, Luis Galarreta, respondió que si ello no se decide mañana, podrían continuar el debate el lunes en una sesión que ya estaba programada. “No podemos tomar decisiones por miedo frente a una situación complicada”, expresó el martes después de recibir la carta del jefe de Estado. La presidenta de la Comisión de Justicia del Congreso, Úrsula Letona, de Fuerza Popular, también comentó sus reservas sobre la destitución de todos los consejeros. “A algunos no les gusta, pero hay lo que se llama responsabilidad individual”, dijo este jueves en una entrevista radial.

Los magistrados de mayor jerarquía que protagonizan los audios son el juez de la Corte Suprema César Hinostroza y el defenestrado presidente de la Corte Superior del Callao, Walter Ríos, que está detenido de forma preliminar desde el domingo. Hinostroza ha sido suspendido por el CNM mientras se desarrollan las investigaciones.

Un fallo de Hinostroza de 2017 cambió la jurisprudencia sobre lavado de activos y fue utilizado por el exsecretario de Fuerza Popular Joaquín Ramírez, que era investigado por ese delito debido a un desbalance patrimonial de siete millones de dólares. Además, la sala que hasta hace una semana presidía Hinostroza debía decidir la casación (pedido de revisión) de la excandidata presidencial y jefa de la oposición, Keiko Fujimori, para que la Fiscalía no la siga investigando por los supuestos aportes irregulares a su campaña, procedentes de una compañía offshore en las elecciones generales de 2016.

Uno de los audios evidencia que el congresista fujimorista Héctor Becerril pidió a Baltazar Morales, consejero del CNM, que votara por el candidato de Fuerza Popular para que se convirtiera en miembro de esa entidad. Morales se reafirmó en esa versión en una rueda de prensa este jueves. Además, la Oficina Nacional de Control de la Magistratura ha suspendido a cuatro jueces supernumerarios (designados sin pasar por concurso) de la Corte del Callao mientras son investigados. El hasta este jueves presidente del poder judicial, Duberlí Gutiérrez, aseguró que la justicia “está herida, pero no está herida de muerte”. “Vamos a tratar de superar esta crisis”, afirmó sobre la declaración de emergencia.

Movilizaciones

Miles de peruanos han participado este jueves en una Marcha Nacional contra la Corrupción en Lima y al menos diez capitales de regiones, en protesta contra la red de jueces, fiscales, miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), empresarios y políticos que traficaban con sentencias judiciales.

En Lima, decenas de miles de ciudadanos caminaron durante más de tres horas por las principales avenidas del centro histórico, al final de una jornada de protestas que empezó por la mañana en Yurimaguas, Puno y Cusco, y otras ciudades como Abancay, Iquitos, Chiclayo, Huancayo, Huacho, Arequipa o Cajamarca.

En la protesta de Lima, marcharon delegaciones de colegios y asociaciones profesionales, universidades públicas y privadas, sindicatos de trabajadores de varios ramos, organizaciones civiles, activistas de derechos humanos, y dirigentes de asociaciones de vivienda, entre otras organizaciones. También participaron artistas, intelectuales y periodistas. Algunos portaban banderas de luto y una gran mayoría vestía la camiseta blanca y roja de la selección peruana de fútbol. Además hubo líderes y militantes de las agrupaciones políticas Partido Morado, Juntos por el Perú, Movimiento Nuevo Perú, Acción Popular y Frente Amplio.

Por la tarde de este jueves, el fiscal de la Nación, Pablo Sánchez, pidió una orden de arraigo contra uno de los miembros del CNM que fue suspendido de su cargo y otros dos que dimitieron. “Estamos aquí para combatir esta lacra enquistada en el CNM, el Poder Judicial y el Congreso con buenos sueldos. No es posible que esto ocurra cuando hay tantas pobreza en el país, sin acceso a agua y servicios”, dijo a EL PAÍS Valentín Sánchez, presidente de la Confederación Nacional de Rondas Campesinas, Urbanas y Nativas, quien llegó a Lima desde Cajamarca con otros 38 dirigentes de esa organización social.

El martes, en Huamanga, la capital de Ayacucho, hubo una protesta en la Plaza de Armas contra la corrupción del CNM y del Congreso. Perú celebra las fiestas patrias en julio con desfiles escolares al estilo militar, pero varias escuelas públicas y privadas no participarán en esos actos cívicos “en señal de luto, para enseñar conciencia crítica” y solidarizarse con la prensa y los jueces y fiscales honestos, argumentan en las redes sociales. “No hay justicia en el Perú, la han secuestrado una banda de mafiosos y de corruptos, es una red de tráfico de influencias que ha cooptado el poder judicial, el Ministerio Público, el Congreso”, dijo este jueves la excandidata presidencial Verónika Mendoza, del izquierdista Movimiento Nuevo Perú.