Pedro Mena: Si, Luis, te quedo muy Florido

La verdad es que nuestra dirigencia nacional opositora, debe seguir aprendiendo de las lecciones y experiencias de la historia reciente, porque en estos procesos inéditos y auténticos, todo es novedad, incluyendo los posibles errores que se puedan cometer, todo al final suma a la experiencia por contar y el caso particular de Venezuela, no concluye, todavía se continuará escribiendo más.

Rectificar no es solo un enunciado al vacío  es no regresar al viejo estilo de dirección centralista y “stalinista” del pasado, que ha dejado una secuela de divisionismo, frustración y desaliento en sectores afectados por esta marcada desviación de liderazgo colectivo .

Rectificar es crear las nuevas condiciones políticas internas de reagrupamiento, ampliación y fortalecimiento de todos los sectores opositores , sin exclusión de nadie en especial, de los ciudadanos y partidos políticos.

No es solo el maquillaje de cambio de nombre, de logotipo o ropaje exterior, lo importante es tener una actitud seria, solidaria, humana, responsable y de cambio real frente al tratamiento político que requiere de urgencia la ya crítica situación del liderazgo opositor, marcado por las infantiles divisiones, aspiraciones y protagonismo personales desmedidos, en detrimento de la alianza o convergencia estratégica nacional frente a la dictadura .

Los diversos  sectores de la oposición actual deberían dejar de preocuparse más de las formalidades mediáticas, individuales o colectivas , para ocuparse útilmente  de dar respuestas reales y concreta a las esperanzas de todo un pueblo.

Ya basta de retóricas incendiarias que no pasan de ser simples enunciados catárticos para  vacilarse el  tiempo y tener al final del día una suma opositora a su favor, en su camino interior a “Miraflores”.

Las sedes representativas de la solidaridad internacional, jefaturas de estado, o gobierno , presidencia, parlamentos y organizaciones o bloques regionales, deben ser el epicentro de nuestras solicitudes concretas de ayuda a la emergencia humanitaria nacional y no centros para los discursos repetitivos de nuestra trágica y agónica  destrucción como  pueblo y país.

Creo que deben enseriarse muy bien , dejando a un lado posturas retoricas superficiales, para dar paso a las acciones políticas de verdad, concretando iniciativas como, por ejemplo :

Diseñar un plan de acción para lograr la apertura y concreción  de la ayuda humanitaria a todos los venezolanos dentro y fuera del país, con amplia participación de la AN, ONG’S, fundaciones comunitarias , las iglesias , empresarios, corporaciones, trabajadores, ciudadano ,  líderes políticos y gobiernos amigos.

 

Se deben respetar los liderazgos naturales en cada país, fomentando la creación, impulso y fortalecimiento de una verdadera y genuina representación de la diáspora venezolana, sin imposiciones grotescas a dedos, para convertirla en un verdadero instrumento de lucha política nacional e internacional de los venezolanos de formación democrática  en todo el mundo .

¡¡Ese debe ser nuestro gran reto permanente !!

Diputado y amigo , Luis Florido, con mi respeto se equivocó en esta oportunidad, afortunadamente Voluntad Popular, su partido enmendó el error a tiempo, al separarlo de la Presidencia de la Comisión Permanente de Política Exterior de la AN, nombrando a su compañero Diputado Francisco Sucre, hermano de nuestro compatriota y valioso politólogo Juan Manuel Sucre en Miami, quien deberá derogar la resolución del nombramiento de los “procónsules internacionales, por cierto digno  ejemplo político a imitar Gracias VP.

! Manos a la obra!