Miles de kilos de oro salen de Venezuela de contrabando con apoyo de oficiales de la FANB

Bajo la atenta mirada de la Fuerza Armada, miles de kilos de oro ilegal son contrabandeados mensualmente desde Venezuela al Caribe, incluyendo a Curazao y Aruba, denuncia un periodista holandés.

El periodista de investigación y criminólogo internacional Bram Ebus informó de ello a NPO Radio 1 en Bureau Buitenland (VPRO). Ebus estuvo investigando recientemente la extracción ilegal de oro en el sur de Venezuela, según reseña el diario Curacao Chronicle

Según Ebus, docenas de aviones participan en los vuelos de contrabandistas y vuelan “las 24 horas del día”. Los vuelos tienen lugar bajo sus narices o en complacencia de miembros de la Fuerza Armada que, según Alcalá, ganan mucho dinero.

Ebus recibió la información de, entre otros, el general venezolano de Cliver Alcalá.

Los contrabandistas son funcionarios del gobierno o están muy cerca de la política y de la Fuerza Armada, según Alcalá. Los militares se aseguran de que la aeronave permanezca fuera del radar. Según Alcalá, el 80 por ciento del oro venezolano sale del país como contrabando, lo que sería miles de kilos por mes.

Las revelaciones son llamativas a la luz del conflicto entre Venezuela y las islas holandesas. Exactamente el contrabando de oro, gasolina y alimentos a Aruba y Curazao la semana pasada fueron las razones que adujo el gobierno venezolano para cerrar las fronteras con Aruba, Bonaire y Curazao. El país está en una profunda crisis, y casi todo escasea, y según el presidente Nicolás Maduro, eso se debe a los contrabandistas. El viernes pasado Maduro decidió extender el cierre por otros tres días.

Detenido en Venezuela

Durante un período de tres meses, Ebus visitó regularmente el área minera del Arco Minero para investigar las consecuencias de la minería ilegal. En septiembre fue detenido por la Guardia Nacional de Venezuela que lo retuvo durante 24 horas. Más tarde lo escoltaron fuera de las minas ilegales. Las conclusiones de la investigación de  Ebus se publicarán en la plataforma periodística ambiental internacional Mongabay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *