Mike Pompeo y Kim Yong-Chol ultiman detalles para cumbre Trump/Kim

El brazo derecho de Kim Jong-un, el general Kim Yong-chol, y el jefe de la diplomacia estadounidense Mike Pompeo cenaron este miércoles en Nueva York en un encuentro destinado a planificar la histórica cumbre entre el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano.

El general Kim Yong-chol, que llegó proveniente de Beijing a bordo de un vuelo de la compañía Air China, es el funcionario norcoreano de mayor rango en pisar suelo estadounidense en 18 años.

El enviado de Pyongyang se reunió con Pompeo en el departamento de un diplomático estadounidense en el lado este de Manhattan para mantener una cena de trabajo que duró aproximadamente una hora y media. Dos reuniones más están programadas para este jueves.

Cuando se le preguntó por la cita, Pompeo les dijo a los periodistas al retirarse del lugar que el encuentro “fue genial” y agregó que habían disfrutado de una comida de “carne estadounidense”.

Kim Yong-chol y Mike Pompeo se saludan este miércoles en Nueva York. (AFP / Departamento de Estados de EE.UU.)

Kim Yong-chol y Mike Pompeo se saludan este miércoles en Nueva York. (AFP / Departamento de Estados de EE.UU.)

Esta fue la tercera cita entre los dos altos funcionarios, que están trabajando para finalizar la planificación de la cumbre entre los presidentes de ambos países, prevista para el 12 de junio en Singapur y diseñada para poner fin a un enfrentamiento que estuvo a punto de conducir a una guerra.

“Se reúnen para ver qué hay que hacer en las dos semanas que quedan” antes de la cita al más alto nivel, dijo un alto funcionario estadounidense que pidió el anonimato.

Estados Unidos quiere que Corea del Norte acepte la “desnuclearización completa, verificable e irreversible” de la península de Corea, agregó.

Corea del Norte aceptó discutir una desnuclearización pero rechaza que sea unilateral, una distinción que amenaza con no coincidir con la de los estadounidenses, en tanto considera a su arsenal como una garantía de la supervivencia del régimen.

El comienzo de los encuentros entre Pompeo y el enviado norcoreano se produce una semana después de la carta de Trump a Kim Jong-un en la que el mandatario estadounidense suspendía su cita cara a cara, criticando la “hostilidad” de Pyongyang.

Kim Yong-chol sale de un hotel en Nueva York, este miércoles.(EFE/YONHAP)

Kim Yong-chol sale de un hotel en Nueva York, este miércoles.(EFE/YONHAP)

Pero ahora se conocen momentos de optimismo y de frenesí diplomático.

“Formamos un excelente equipo para nuestras discusiones con Corea del Norte”, tuiteó Trump el martes, agradeciendo de antemano el viaje de Kim Yong Chol, lo que consideró una “sólida respuesta a mi carta”.

El domingo, los negociadores estadounidenses, encabezados por el embajador de Washington en Filipinas, Sung Kim, comenzaron a reunirse con sus homólogos norcoreanos en la localidad de Panmunjom, en la zona desmilitarizada que separa a las dos Coreas.

El secretario general adjunto de la Casa Blanca, Joe Hagin, se halla a su vez en Singapur en vistas de los preparativos logísticos de la cumbre. Un fotógrafo de la AFP pudo ver el martes también a Kim Chang-son, un muy cercano asesor de Kim Jong Un, en la ciudad estado asiática.

Esas reuniones “han sido positivas”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

AFP