Maduro se queda solo: apenas 3 países lo apoyaron en la OEA

Solamente tres países —Bolivia, San Vicente y Dominica— apoyaron a Nicolás Maduro en la OEA esta semana. Esos 3 gobiernos votaron contra la resolución que pedía expulsar a Venezuela de ese organismo. Hubo 11 abstenciones y 19 votos a favor.

Entre las deserciones de esta semana que más llamaron la atención están las de Ecuador, Nicaragua, Haití, el Salvador y República Dominicana. Los primeros cuatro terminaron absteniéndose mientras que el último terminó votando contra Maduro.

Los cuatro votos —incluyendo el de la propia Venezuela— que votaron contra la resolución, contrastan con el sólido bloque de 11 votos que el año pasado se oponían a discutir la crisis venezolana en la organización multilateral.

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este martes en su Asamblea General una resolución que abre la puerta a la suspensión de Venezuela del organismo por haberse producido “alteración inconstitucional del orden constitucional de la República Bolivariana de Venezuela”, según informó en un comunicado.

¿Qué significaría que el país saliera del organismo?

Venezuela culpó a Estados Unidos de la decisión, tildando al país de “extorsionar” a las demás naciones que apoyaron la resolución, la que calificó como “ilegal“. “¿Esto no es violar la soberanía de un país? ¿Esto no es ir en contra de la Carta de la OEA?”, se preguntó el canciller venezolano Jorge Arreaza durante su intervención en la Asamblea General.

¿Puede la OEA suspender a Venezuela?

Primero es necesario hablar de la diferencia entre los términos suspender y expulsar. Los mecanismos previstos por la Organización de Estados Americanos son de suspensión (no de expulsión) de alguna de sus naciones miembro si éstas “alteran el orden constitucional“, según contempla el punto 20 de la Carta Democrática Interamericana. Una vez entendido esto, toca hacer cuentas. ¿Es posible que Venezuela sea suspendida?

“No es fácil”, explicó Mauricio Jaramillo, profesor principal de Ciencia Política, Gobierno y Relaciones Internacionales en la Universidad del Rosario (Colombia). “Es bastante difícil”, agregó Ronal Rodríguez, investigador en el Observatorio sobre Venezuela en la misma institución.

Según lo previsto por la OEA, se tiene que convocar una reunión extraordinaria en la que se votaría la suspensión de la nación en cuestión (en este caso, Venezuela). Que esa decisión sea tomada “requiere que dos terceras partes, es decir, 24 estados, pidan la suspensión”, explicó a CNN en Español Rodríguez. Y lo que ocurre es que “Venezuela sigue teniendo el apoyo de algunos estados del Caribe”, argumentó por su parte Jaramillo. Además de esos estados, otros más cercanos, como Bolivia, podrían no estar dispuestos a apoyar esa medida, según estos expertos. De hecho, en la votación que abrió la puerta a la suspensión hubo 19 votos a favor, cuatro en contra y 11 abstenciones.

Por ejemplo, Rodríguez mencionó el caso de República Dominicana, “tradicionalmente uno de los países más cercanos a Venezuela” que, sin embargo, votó a favor de la resolución del miércoles. “Todavía hay países que uno esperaría que estarían de lado de la aprobación de la resolución, pero no lo estuvieron”, agregó el investigador del Observatorio sobre Venezuela, que mencionó el caso de Ecuador y Uruguay, que se abstuvieron en la última votación.

Rodríguez recordó que Venezuela ya anunció en 2017 su salida de la OEA y que, para que ésta se hiciera efectiva, tendrían que pasar dos años. Por lo tanto, bajo su punto de vista, “es más probable que Venezuela aguante hasta el 2019”. “Venezuela va a tratar de tensionar las cosas hasta el momento de su retiro voluntario y no una salida por la puerta de atrás”, opinó el investigador.

Jaramillo, por su parte, mencionó que, aunque la votación está difícil por los números, el apoyo de los países a Venezuela “se ha ido erosionando”. “Lo que intuyo es que EE.UU. calcula que está cerca de tener el número necesario”, comentó.

CNN en Español