Maduro admite que “existen rencores” dentro de su círculo de poder

Por: AFP

Aunque el mandatario de VenezuelaNicolás Maduro, no mencionó a personas en particular, afirmó este lunes que existen rencores dentro de su círculo de poder, como también hizo un llamado a ponerles fin a estas rivalidades, después de la reestructuración que hizo en la cúpula del partido de gobierno.

“Hay que dejar de lado cualquier rivalidad, compañeros, hay que dejar de lado cualquier rivalidad política o personal. Los revolucionarios tienen que ser la mayor expresión de espiritualidad”, señaló el mandatario durante un acto del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Maduro pidió acabar con las riñas que existen, por ejemplo, “entre un alcalde y un gobernador”. “Como si no tuviéramos asuntos o problemas de los que ocuparnos diariamente. Abran su corazón, dense un abrazo y dejen la rivalidad”, acotó. 

El mandatario socialista reestructuró las tres principales instancias de toma de decisiones del partido: la dirección nacional, la dirección nacional de la juventud y el consejo político. Estarán agrupadas en el “comando central bolivariano”.

Tras “consultas a las bases”, Maduro dijo que él se mantendrá como presidente del partido y que el número dos del chavismo, Diosdado Cabello, seguirá como primer vicepresidente. La esposa del mandatario, Cilia Flores, también seguirá en la dirección nacional.

Como si no tuviéramos asuntos o problemas de los que ocuparnos diariamente

Al PSUV volvió la vicepresidenta Delcy Rodríguez, luego de haber fundado la agrupación Somos Venezuela en junio de 2017. El hijo del mandatario, Nicolás Maduro Guerra, será el encargado de ideología y formación de la juventud del PSUV.

El consejo político del partido se dedicará, según Maduro, al “estudio de grandes temas”, como defensa y seguridad, y “recuperación económica”. Entre sus miembros destacan el experimentado periodista y exvicepresidente del fallecido mandatario Hugo Chávez (1999-2013), José Vicente Rangel, y los asambleístas Fernando Soto Rojas y María León.

Maduro enfrenta un fuerte rechazo popular en medio de una aguda crisis económica, caracterizada por la escasez de alimentos y medicinas y una hiperinflación que podría llegar a 1.350.000 por ciento este año y 10.000.000 por ciento en 2019, según el FMI.

AFP