Lester Toledo: Maduro al banquillo de los acusados

Este 5 de julio, Venezuela conmemoró el 207 aniversario de la Declaración de su Independencia, momento histórico al que llegamos luego de la gesta de nuestros próceres que lucharon para convertirnos en República independiente. Hoy esos próceres se revolcarían en sus tumbas al ver lo que esta dictadura, dirigida por los que se dicen llamar hijos de Bolívar, ha hecho con nuestra nación.

Un país que había logrado desprenderse del yugo español, hoy la han convertido en un apéndice de Cuba, un país próspero y progresista hoy se encuentra hundido en la más profunda miseria y crisis humanitaria, y precisamente cuando se cumplen 207 años de su independencia, otro evento histórico se gestó alrededor de Venezuela, un batallón de 53 países se unió para librar otra cruzada, pero esta vez contra la dictadura de Nicolás Maduro.

Esta batalla se libró en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, allí en ese foro, Argentina, Brasil, Canadá, Colombia, Chile, Guatemala, Guayana, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú; los 28 países miembros de la Unión Europea; 8 europeos no comunitarios; y 5 asiáticos u oceánicos, en total, 53 países, denunciaron los abusos y las violaciones de los derechos fundamentales cometidos por la dictadura en Venezuela.

Todos ellos, en esta fecha memorable para los venezolanos, firmaron una declaración, pero esta vez de denuncia ante la gravísima situación humanitaria que sufre el país y las profundas violaciones registradas por la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU.

Estas 53 naciones libertarias en su declaración expresaron su profunda preocupación por los asesinatos extrajudiciales, por el uso excesivo de la fuerza, arrestos arbitrarios, tortura y malos tratos, y la falta de acceso a la justicia, así como la erosión del equilibrio de poderes. También pone de manifiesto el documento la preocupación de este conglomerado de naciones por el grave impacto de la crisis económica y social en los derechos a la alimentación y a la salud. El informe destaca un rápido incremento de la desnutrición, especialmente entre los niños venezolanos.

53 países que decidieron sentar a Nicolás Maduro Moros en el banquillo de los acusados por ser este el principal responsable de la violación sistemática de todos los derechos de los venezolanos y que solicitaron a Venezuela abra sus puertas a la asistencia humanitaria y a cooperar con los mecanismos de la Oficina del Alto Comisionado.

Lo sucedido este 5 de julio en la sesión del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU nos comprueba lo que ya hemos manifestado y por lo que tanto hemos luchado, la ayuda humanitaria esta lista para ser entregada al pueblo venezolano, pero este régimen ha actuado de forma tan miserable, que prefiere ver a cientos de niños morir de hambre, antes de torcer su orgullo y aceptar la ayuda de otras naciones.

Y es que este régimen está claro que al aceptar su responsabilidad en esta gravísima crisis en la cual sumergieron a Venezuela, estarían reconociendo ante el mundo su rotundo fracaso. Por ello su empeño en ocultar la crisis humanitaria, por ello su negativa a la apertura de un canal de ayuda, por ello se inventan el fantasma de la guerra económica, una guerra creada por ellos mismos pero en contra de su propio pueblo.

Ahora bien, no todo está perdido, estos 53 países piden además lo que todos reclamamos, el restablecimiento del orden democrático y el Estado de Derecho en Venezuela y, de no cumplir con tales peticiones, respaldaran las recomendaciones del alto comisionado para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, de una implicación mayor de la Corte Penal Internacional (CPI), es decir de la aplicación de la justicia internacional.

Acá no se trata de invocar acciones intervencionistas, acá de lo que se trata es de apelar a la verdadera justicia y proceder en contra de quienes han actuado con premeditación y alevosía para causar daño a todos los venezolanos. Por ello no dudamos y estamos trabajando en ello, que más temprano que tarde, la silla de Miraflores se convertirá en el banquillo de los acusados donde sentaremos al dictador y a todos los cómplices de sus crímenes.

@LesterToledo