Guerrilla del ELN mata a 3 militares venezolanos: detenido el cabecilla

Luis Felipe Ortega Bernal, uno de los guerrilleros del Eln calificados como objetivo de alto valor por la autoridades colombianas, fue capturado esta tarde en Venezuela, en la comunidad indígena de Picatonal, en Puerto Ayacucho (estado de Amazonas). Esa detención produjo después una emboscada del grupo guerrillero que dejó al menos tres militares venezolanos muertos y 10 heridos.

EL TIEMPO/COLOMBIA

De acuerdo con información del diario El Nacional, de Venezuela, y la agencia AFP, Ortega, conocido con el alias de ‘Garganta’, se había establecido en esa zona, que es relativamente cercana a la frontera con Colombia a la altura de los departamentos de Vichada y Vaupés.

Según AFP, el Gobierno venezolano no se ha referido al tema oficialmente. Sin embargo, un parte militar conocido por la agencia da cuenta de que cuatro vehículos militares fueron “emboscados por un grupo irregular” después de haber cumplido un “operativo” del cual no se especifican detalles.

El jefe insurgente fue detenido junto con otros tres miembros del Eln, guerrilla que usualmente no tiene problemas con las autoridades venezolanas a pesar de mantener en territorio de ese país una intensa actividad criminal.

Ortega Bernal, según documentos de inteligencia de la Armada colombiana, es el jefe de  la comisión ‘Ernesto Che Guevara’, que delinque en Colombia pero utiliza los estados de Apure y Amazonas como retaguardia estratégica.

Entre los delitos que se le imputan en Colombia está el atentado terrorista contra el  complejo petrolero de Caño Limón que dejó 13 personas heridas en la vereda La Osa, en Arauquita, el 30 de junio de 2014.

También es buscado por el asesinato de un conductor en un ataque con explosivos contra una caravana de contratistas de Ecopetrol, el 31 de octubre de 2015.

Venezuela lo perseguía por el asesinato de un miembro del cuerpo de investigación de la Fiscalía de ese país que le seguía los pasos.

A alias Garganta se le atribuyen, además, las extorsiones a finqueros, petroleras y comerciantes de la región, así como varios secuestros.

Se le acusa por terrorismo, rebelión, secuestro y tiene circular azul de la Interpol.

Ahora, queda por verse si Caracas decide entregar a ‘Garganta’ a Colombia o si, como ha pasado en otros casos, decide mantener cerrado los canales de cooperación judicial con Colombia. 

UNIDAD INVESTIGATIVA
Con EL Nacional y agencias