Gaceta Oficial confirma salida de González López del Sebin

EL MUNDO/ESPAÑA

La Gaceta Oficial ha confirmado esta mañana lo que ya casi todo el mundo sabía en Caracas: la destitución del todopoderoso general Gustavo González López, quien durante cuatro años ha dirigido con mano de hierro el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin). El cese del jefe de la policía política del chavismo, un Estado dentro del Estado con sus propios poderes, sucede tres semanas después de la muerte del concejal opositor Fernando Albán en la dependencias caraqueñas. El cuerpo del dirigente cayó desde el décimo piso del edificio. La versión oficial mantiene todavía que se trató de un suicidio, pero desde la oposición y desde las organizaciones de derechos humanos se sospecha que Albán murió mientras era torturado.

Para Primero Justicia, partido de Albán, este cese confirma que se trató de un “asesinato”. La Unión Europea, Estados Unidos y la mayoría de los países de la región exigieron una investigación independiente de esta muerte, sumándose a la postura del Gobierno español, el primero en reclamarla. En cambio, José Luis Rodríguez Zapatero, antiguo mediador entre Gobierno y oposición y cercano hoy a las tesis revolucionarias, apostó directamente por la investigación del fiscal, estrecho aliado del primer mandatario quien ha amenazado a quienes se atrevan a discutir la versión oficial del suicidio.

González López es considerado como el principal colaborador de Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente y cabecilla del sector radical. Sus agentes de la policía política no sólo han detenido a políticos sin órdenes judiciales, también se han negado a liberar a presos que habían obtenido boletas de libertad emitidas por los jueces. Este general se encuentra en la lista de sancionados por EEUU, acusado de delitos de lesa humanidad.

Su sustituto al frente de la temida policía política es otro militar, el general Manuel Ricardo Cristopher Figuera, quien ya ejerció como subdirector de la Contrainteligencia militar y que es considerado un “duro” por los organismos de derechos humanos. “Representa más tortura, más violaciones a los derechos humanos y más persecución contra quienes queremos cambio en Venezuela”, denunció Primero Justicia en un comunicado.

Los ojos del mundo no se han apartado del Sebin transcurridas tres semanas de la sospechosa muerte de Albán. Es más, la narración pormenorizada de las torturas que se aplican en sus celdas, realizada por Lorent Saleh, desterrado en Madrid tras cuatro años y dos meses en las dos sedes del Sebin, han aumentado aún más si cabe las críticas y censuras contra su ‘modus operandi’.

La sustitución de González López también tiene una lectura interna para la revolución: sale un hombre del número 2 y Maduro sitúa al frente de la policía político a un general de su confianza, quien durante 12 años ejerció como edecán personal de Hugo Chávez y cuyo último destino fue la dirección del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (Cesspa).

El poder del destituido era tal que incluso participaba en las reuniones de la cúpula militar y civil que rodea al ‘hijo de Chávez’. El relevo se ha producido con el menor ruido posible, pero los distintos oficiales de la institución fueron llamados este fin de semana a la sede central para conocer la noticia de primera mano.