El Nuevo Herald: Victoria de Maduro en los comicios en Venezuela podría sellar la suerte de su gobierno

El riesgo de fraude electoral nunca había sido tan palpable en Venezuela y la oposición va dividida a las elecciones estatales con su dirigencia criticada, precisamente por participar en un proceso donde muchos dan por sentado que habrá trampa.

Pero una escasa participación en los comicios regionales del domingo le daría un fuerte espaldarazo al régimen de Nicolás Maduro, que de sacar más gobernaciones que la oposición estaría en condiciones de declararle al mundo que sigue siendo popular y que tiene el mandato de profundizar su revolución a través de su cuestionada Asamblea Constituyente, dijeron analistas.

En juego está la legitimidad de la Asamblea Constituyente, cuya elección fue cuestionada alrededor del mundo baja acusaciones de que el régimen duplicó artificialmente los números de personas que habrían votado para escoger a sus miembros, explicaron los expertos.

“Estas elecciones no son solamente para elegir gobernadores”, dijo desde Caracas Jesús Seguías, presidente de la encuestadora Datincorp. “En estas elecciones se va a demostrar si los votos que dijo tener el gobierno para elegir a la Asamblea Nacional Constituyente existen, o si fueron efectivamente votos fantasmas”.egún el régimen, más de ocho millones de venezolanos participaron el 30 de julio en la elección para escoger a los 545 miembros de la Constituyente, organismo que está en capacidad de reformar la Constitución e imponerse sobre el resto de los poderes del Estado.

La comunidad internacional, sin embargo, cuestiona esos números, respaldando versiones obtenidas a través de sondeos de boca de urna demostrando que solo tres millones de electores participaron en los comicios.

Smartmatic, la empresa a cargo del sistema de votación en Venezuela, denunció pocos días después de la elección que sí se produjo un fraude masivo.

Pero una victoria en las elecciones del domingo podrían ser usados para inyectar una muy necesitada dosis de legitimidad para el régimen para frenar las crecientes presiones y sanciones impuestas en su contra por la comunidad internacional.

Expertos, preocupados por el impacto que la abstención del voto opositor podría tener en los comicios, advierten que una masiva participación es necesaria para derrotar a los “votos fantasmas” que resurgirán en la elección del domingo ante la falta de controles internos y la ausencia de observadores que garanticen la transparencia en las elecciones por las 23 gobernaciones del país.

Según las últimas encuestas, la popularidad del régimen bolivariano solo ronda alrededor del 15%, pero los expertos vaticinan que los candidatos de la oposición tendrán grandes dificultades en arrasar las gobernaciones.

 

 

PARTICIPACION ELECTORAL _ VENEZUELA _ OCTUBRE 2017 pdf
Encuesta de DatinCorp que muestra que el 73% de los venezolanos está decidido a votar en las elecciones para gobernadores en Venezuela el domingo 15 de octubre de 2017.
Fuente: DatinCorp.

El efecto de las trampas del régimen podría representar más de 10 puntos porcentuales en cada elección, dijeron los expertos, lo que significa que cada contrincante de la oposición debe superar a su rival en esa proporción para tener una oportunidad real en estos comicios.

Algunas de las trampas están siendo aplicadas directamente por el Consejo Nacional Electoral (CNE), organismo controlado por el régimen.

“El Consejo está violando leyes electorales”, dijo desde Caracas Oswaldo Ramírez, presidente de ORC Consultores.

“A sólo cinco días de la elección, el CNE decidió cambiar de lugar 209 centros electorales, afectando al menos a 312,000 electores. En la pasada elección, estos centros tuvieron una inclinación a votar por la oposición en una relación cercana al 75%”, dijo Ramírez.

La decisión es solo una de una larga cadena de medidas arbitrarias que inclinan la balanza a favor del régimen.

Según un estudio del periodista investigador de temas electorales Eugenio Martínez, las irregularidades también incluyen: la suspensión arbitraria en las boletas de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la falta de observadores nacionales e internacionales, la falta de actualización de los listados de los miembros de mesa y la negativa de utilizar tinta indeleble para pintar el dedo meñique del elector para evitar que éste pueda votar más de una vez.

A esa lista, hay que sumarle el impacto del voto asistido, práctica a través del cual dirigentes locales del chavismo acompañan de la mano hasta las urnas a lectores que están recibiendo beneficios de los programas sociales, método de intimidación que en el pasado ha permitido al régimen recibir cientos de miles de votos a su favor.

Según los expertos, los prospectos de los candidatos de la oposición va en aumento proporcionalmente con las proyecciones de participación, dado en parte porque reduce el margen de maniobra del régimen para manipular los resultados.

Un simulador de la elección publicada por el portal Prodavinci.com, proyecta que la oposición obtendría 19 de las 23 elecciones con una participación de 67.7 por ciento del electorado, pero solo ganaría siete si la votación es de 57.1 por ciento.

Según la última encuesta de Datincorp, una participación del 67.7% no es descartable, pese a que la oposición estuvo inicialmente dominada por dudas sobre la conveniencia de ir a participar en estas elecciones.

“En este momento, un 73% de los venezolanos responde estar totalmente decidido a participar en las elecciones”, dijo Seguías.

Ese elevado número es una muestra de que el gran descontento nacional por la crisis económica y social del país está incidiendo en la intención de voto de los venezolanos.

“Mucha gente va a ir a votar pero no piensa hacerlo por un candidato de gobernador, sino que va a expresar su satisfacción o su descontento con respecto a la situación del país”, señaló Seguías.

Ese fenómeno podría ser de utilidad para los adversarios de Maduro, pero Seguías advirtió que la oposición cometió un gran error al no construir una narrativa nacional para convertir la votación en un plebiscito sobre el régimen, permitiendo que cada candidato hiciera su campaña por su cuenta reduciendo así la narrativa a múltiples contiendas locales por gobernaciones que el elector sabe que en realidad no tendrá gran incidencia en la situación del país.

Pero la gran volatilidad que se está produciendo en el escenario político venezolano, hace que la contienda del domingo termine siendo impredecible, dijo.

“Van a haber sorpresas en las elecciones. Hay mucho enrarecimiento en el panorama político y electoral del país”, manifestó.

 

 

El Nuevo Herald

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *