El extraño y polémico mensaje en la chaqueta de Melania Trump

¿Qué busca realmente Melania Trump? Su visita sorpresa a un centro de detención de niños inmigrantes en la frontera con México sembró confusión y despertó la polémica sobre las intenciones de la primera dama estadounidense, la más enigmática de todas.

Melania Trump realizó una sorpresiva visita a un albergue de niños inmigrantes en la frontera entre Estados Unidos y México.

La primera dama reapareció en medio de la fuerte polémica por la política migratoria del presidente Trump que ha separado a decenas de niños de sus padres, todos pertenecientes a familias inmigrantes.

Sin embargo, fue una pieza de su vestuario lo que dejó a muchos boquiabiertos.

Melania apareció vistiendo una chaqueta que decía en letras blancas: “Realmente no me importa, ¿a ti?” mientras abordaba el vuelo a Texas.

EL UNIVERSO

La visita supuestamente apuntaba a mostrar que se preocupa por los niños de inmigrantes separados de sus padres indocumentados. Pero generó una inmensa controversia además por la vestimenta escogida para la ocasión por la exmodelo eslovena de 48 años.

Siempre vestida cuidadosamente, en general con ropa de diseñadores europeos, Melania, una inmigrante llegada a Estados Unidos hace 20 años que todavía habla inglés con un fuerte acento, podría haber sido alabada por escoger esta vez un atuendo barato: un abrigo de paño verde oliva de Zara, que cuesta $ 39.

Pero esta chaqueta que llevó al abordar y al descender del avión que la trasladó a McAllen, Texas, llevaba en la espalda un mensaje en grandes letras blancas: “Realmente no me importa, ¿y a ti?”.

La leyenda generó interpretaciones diversas, aunque la portavoz de Melania aseguró que no había un “mensaje escondido”.

“Me pregunto cómo la gente que le ayuda a vestirse permitió eso”, afirmó indignada Claire Thomas, profesora de la New York Law School experta en migración.

Su visita a la frontera fue un “circo” y un “espectáculo”, dijo Thomas. “Esta es la crisis de derechos humanos que su marido creó, y fue a chequearla (…) No tiene sentido para mí”.

Otros vieron en la leyenda una suerte de mensaje de la exmodelo para su marido, que tuvo supuestamente una relación con una actriz porno en 2006, cuando Melania acababa de dar a luz a su hijo Barron.

Un tema que salta una y otra vez en la prensa estadounidense, que desde llegada de Trump a la Casa Blanca no perdona una a la primera dama que optó por protegerse en un mutismo distante.

Jeanne Zaino, profesora de ciencia política del Iona College de Nueva York, cree que Melania quería más bien mostrar su independencia, diciendo a los medios y al público estadounidense: “No me importa lo que ustedes piensen”.

El propio Donald Trump dijo en Twitter que la chaqueta era un mensaje para “los medios ‘fake news'”.

¿María Antonieta?

Melania ya había encendido la polémica el domingo, cuando emitió un raro comunicado contradiciendo la política adoptada por su esposo en el que dijo que “odia ver niños separados de sus familias” y que espera que el Congreso apruebe un proyecto de inmigración bipartidartio. También llamó a su marido a “gobernar con el corazón”.

Algunos aplaudieron este mensaje, y lo vieron como una crítica implícita a su marido.

Melania “tuvo una ventaja” sobre su marido en este tema, estimó Myra Gutin, profesora de comunicación de la Universidad Rider en Nueva Jersey. “Observó la situación, y dijo: ‘hay niños implicados, hay que tratarlos con amor'”, estimó esta experta en primeras damas.

Pero entre los demócratas, muchos denunciaron “la mentira” de Melania, porque como su marido asegura que son éstos quienes iniciaron la política de separación.

En una columna de opinión en The New York Times, Charles Blow calificó a Melania y a su marido como “rey y reina de la crueldad”.

Y comparó a Melania con María Antonieta por tuitear que le había encantado tomar el té con la reina de España para conversar sobre “maneras de tener un impacto positivo en los niños”, cuando la indignación por los menores inmigrantes separados de sus padres en la frontera no hacía más que crecer.

“Fascinante”

Un sondeo publicado el martes por CNN mostró que su popularidad cayó a 51%, contra 57% en mayo.

Un año tras su mudanza de la Trump Tower de Nueva York a la Casa Blanca, el enigma sobre Melania persiste.

Abundaron recientemente los rumores sobre su salud y el estado de la relación con su marido, sobre todo cuando no apareció en público durante un mes por un supuesto problema de salud “benigno” y su decisión de no viajar al G7 en Canadá ni a Singapur para la histórica cumbre con el líder norcoreano Kim Jong Un.

Melania “está imponiendo su voz, una voz que no es el simple eco de la de su marido o la de los republicanos”, opinó Zaino.

“Está más cerca de las primeras damas de las series televisivas como ‘House of Cards’ que de las primeras damas tradicionales estadounidenses”, afirmó. “Es verdaderamente fascinante”.