EEUU: Tiroteo en escuela de Florida deja 7 muertos y 20 heridos

La Policía del condado de Broward, en el sureste del estado de Florida, investiga este miércoles un tiroteo que se ha saldado con varios muertos –según el diario SunSentinel– y al menos 14 heridos que están siendo trasladados al hospital. Se desconoce todavía si los heridos son leves o de gravedad. Se habla de 7 muertos,pero la cifra no ha sido confirmada por las autoridades.

El ataque se ha registrado en el colegio Marjory Stoneman Douglas High School, en la ciudad de Parkland, informa la agencia de noticias Efe.

Mapa del lugar donde ha tenido lugar el tiroteo
Mapa del lugar donde ha tenido lugar el tiroteo

Las autoridades han confirmado además que el sospechoso ya ha sido detenido.

Según el diario The Daily Mail, el presunto autor del ataque llevaba una máscara de gas. Por su parte, el canal 7 News Miami recoge que el sospechoso del tiroteo vestía pantalón negro y había sido visto por última vez en el ala oeste del centro educativo. Aunque las autoridades aún no han querido desvelar nada sobre su identidad, varios medios estadounidenses aseguran que se trata de un alumno del centro, de 19 años.

Un portavoz de la Policía del condado de Broward ha señalado que un equipo de operaciones especiales SWAT se encuentra en las inmediaciones del colegio de bachillerato. Imágenes del canales de televisión estadonidenses muestran también camiones de bomberos y ambulancias en las cercanías del colegio, donde imparten clase a unos 3.000 estudiantes. Las autoridades habrían pedido a los alumnos que están en el interior de la escuela que permanezcan atrincherados.

Tanto el gobernador de Florida, Rick Scott, como el presidente de EE.UU, Donald Trump, siguen de cerca la investigación del tiroteo. «El presidente está al tanto del tiroteo en la escuela de Florida y seguimos de cerca la situación. Nuestros pensamientos y oraciones están con los afectados», informó la Casa Blanca en un comunicado.

Además, el mandatario ya se ha pronunciado a través de Twitter: «Mis condolencias a los familiares de las víctimas de este terrible titoteo en Florida. Ningún niño, maestro ni nadie más debería sentirse jamás inseguro en una escuela estadounidense».