EEUU rechaza convocatoria a elecciones adelantadas “sin garantías” en Venezuela

Estados Unidos condenó el jueves lo que calificó como una decisión de las autoridades venezolanas de seguir adelante con las elecciones presidenciales de abril, sin garantías para asegurar que sean libres y justas.

Reuters

“Estados Unidos denuncia la decisión del Consejo Nacional Electoral de avanzar de forma unilateral con las elecciones presidenciales sin garantizar elecciones libres, justas y validadas internacionalmente”, dijo el Departamento de Estado en un comunicado.

“Respaldamos la decisión de los partidos de oposición de rechazar los términos del régimen para unas elecciones que no serán libres y justas”, añadió.

Estados Unidos rechazó hoy la convocatoria de elecciones presidenciales en Venezuela, fijadas la víspera para el próximo 22 de abril, y aseguró que seguirá presionando a Nicolás Maduro para que “restaure” la senda constitucional.

“Estados Unidos denuncia la decisión del Consejo Nacional Electoral de Venezuela de adelantar de manera unilateral las elecciones presidenciales sin garantías que aseguren elecciones libres, justas y validadas internacionalmente”, indicó la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, en un comunicado.

“El régimen de Maduro continúa desmantelando la democracia en Venezuela y revela su mandato autoritario”, manifestó. Nauert apunta además en el comunicado a la “resistencia” del Gobierno de Maduro a negociar “de buena fe”.

La fecha de las elecciones presidenciales fue fijada después del fracaso de las negociaciones entre Gobierno y parte de la oposición en República Dominicana, que se negó a firmar el acuerdo al que se había llegado al no responder, indicó, a su exigencia de unas elecciones transparentes.

“Es lamentable que el régimen de Maduro no tenga el coraje suficiente para disputar elecciones en igualdad de condiciones”, añadió Nauert.

Donald Trump ha hecho de Venezuela su tema principal en la política estadounidense hacia América Latina. Desde su llegada hace un año a la Casa Blanca, el republicano presiona a Maduro en un intento por que el país regrese a la “senda constitucional y demócratica”.