EEUU: investigan a ex tesorero de Chávez, Alejandro Andrade, por lavado de dinero

 

Las autoridades federales del sur de Florida trabajan en un “enorme caso” de lavado de dinero contra ex altos funcionarios venezolanos, incluyendo uno muy cercano al fallecido presidente Hugo Chávez, y contra banqueros y empresarios vinculados al régimen bolivariano de Caracas.

EL NUEVO HERALD

Alejandro Andrade, un ex guardaespaldas de Chávez que ascendió a Tesorero Nacional entre el 2007 y el 2010, es investigado por presuntamente lavar millones de dólares robados al Estado venezolano a fin de invertirlos en propiedades de bienes raíces, caballos y otros activos en el sur de Florida y en otros lugares, dijeron fuentes en Miami y ex funcionarios del régimen familiarizados con el caso.

La magnitud de las adquisiciones realizadas por Andrade, en el sur de Florida y en otras partes de los Estados Unidos, no es del todo clara debido a que realizó las operaciones a través de compañías que no estaban a su nombre, dijeron las fuentes.

Las autoridades sospechan que Andrade, al igual que empresarios y banqueros vinculados a él, acumularon gigantescas fortunas haciendo uso de las diferencias entre el tipo de cambio oficial y el tipo de cambio paralelo para comprar, con enormes descuentos, bonos denominados en dólares y en libras esterlinas, dijeron las fuentes.

La oficina del fiscal federal de Miami no quiso comentar sobre la investigación contra Andrade y las otras personas investigadas. El abogado defensor de Andrade, el ex fiscal federal Curtis Miner, se encontraba fuera del país y no respondió a las solicitudes por teléfono celular y correo electrónico en busca de comentarios.

Roberto Martínez, otro ex fiscal federal que trabaja con Miner en el caso, dijo que no podía hacer ningún comentario.

Claudia Patricia Díaz Guillén, quien remplazó a Andrade a la cabeza de la Tesorería, también está siendo investigada en el caso del sur de la Florida por presunto lavado de dinero, dijeron las fuentes familiarizadas con la investigación.

Díaz, una ex oficial naval, reside o residió en República Dominicana, de acuerdo con informes publicados en Venezuela. Su esposo, Adrián Velásquez Figueroa, es un ex guardia de seguridad de la presidencia venezolana.

Entre los otros bajo investigación se encuentran banqueros y empresarios venezolanos vinculados a los gobiernos de Chávez y de Maduro, dijeron las fuentes.

El caso contra Andrade podría tener implicaciones significativas para otros miembros del chavismo y para empresarios involucrados con el régimen.

Al ser el Tesorero Nacional de Venezuela, Andrade podría estar en condiciones de ayudar a los investigadores federales a desentrañar los secretos financieros del régimen e identificar a las personas que saquearon al país.

Para muchos observadores, un perverso cóctel de políticas socialistas que paralizaron el emprendimiento privado, los bajos precios del petróleo y el saqueo de miles de millones de dólares del fisco han transformado a uno de los países más ricos de América Latina en uno de los más pobres del mundo. Cientos de miles de venezolanos se han visto obligados a buscar refugio en países vecinos para escapar de las condiciones de hambruna mientras los ricos invierten en condominios y casas de lujo en el sur de Florida.

IMG_VENEZUELA_CRISIS_2__2_1_K8DEBD4T_L378636428
Un adolescente en la entrada de una panadería en Caracas en marzo del 2018. Cientos de miles de venezolanos se han visto obligados a migrar para escapar de las condiciones de hambruna mientras los ricos invierten en condominios y casas de lujo en el extranjero.
MIGUEL GUTIÉRREZ EFE

La corrupción se ha institucionalizado en Venezuela hasta el extremo de que hoy en día no solo abarca todos los niveles del Estado, sino que se ha convertido en una de las principales herramientas utilizadas por el sucesor de Chávez, Nicolás Maduro, para mantenerse en el poder, explicó desde Londres Diego Moya-Ocampos, analista de América Latina de IHS Markit, firma con sede en Londres que evalúa riesgos de inversión en todo el mundo.

“Chávez llegó al poder bajo la bandera de la lucha contra la corrupción, pero la transformación política que inició en 1999 terminó convirtiéndose en una cleptocracia”, dijo Moya-Ocampos. “La situación, sin embargo, ahora está fuera de control y la magnitud de toda esta corrupción ha provocado que la crisis humanitaria haya devastado el país”.

La investigación sobresale entre otros casos federales presentados contra ex funcionarios venezolanos en los últimos años debido a que Andrade fue uno de los lugartenientes de mayor confianza de Chávez.

Lujos y caballos

Andrade, de 53 años, viaja con frecuencia haciendo uso de su avión privado y reside en Wellington, afluente comunidad del condado Palm Beach, en Florida, conocida por sus competencias de equitación y partidos de polo de la alta sociedad, según fuentes familiarizadas con sus actividades e informes de prensa.

Posee una casa en Wellington y su hijo compitió allí en grandes eventos ecuestres , así como en Venezuela y en otras partes del mundo, según la compañía de promoción, Starting Gate Communications. Andrade también es socio de una granja de Carolina del Sur que cría caballos de exhibición y patrocina competiciones ecuestres.

El ex tesorero tenía autoridad sobre las cuentas bancarias de Venezuela con HSBC, con sede en Suiza, que fueron utilizadas para depositar en secreto miles de millones de dólares en fondos públicos, según un informe publicado en el 2015 por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación.

El gobierno estadounidense le impuso al HSBC una multa de $1,900 millones en el 2012 por permitir que traficantes de drogas, políticos y otros clientes lavaran su dinero a través de sus sucursales bancarias en Estados Unidos.

Según los datos obtenidos, Venezuela llego a depositar un total de $14,800 millones en cuentas suizas del HSBC entre 1998 y el 2007.

No es ilegal tener cuentas en Suiza, país conocido por la privacidad de su sistema bancario. Pero las cuentas secretas de Venezuela con HSBC generaron preguntas sobre si Chávez y otros altos funcionarios del gobierno estaban robando fondos públicos. Esa duda se torna hoy mucho más relevante, particularmente ante el palpable colapso de la economía venezolana.

La mayoría de los fondos venezolanos en las cuentas suizas parecen haber estado vinculadas con la oficina del tesoro del país sudamericano, que se convirtió en cliente de HSBC en el 2005.

La oficina llegó a tener hasta $11,900 millones en la cuenta, según el ICIJ y los periodistas que tuvieron acceso a esos datos.

Pero ya para el 2006-2007, la oficina del Tesoro solo tenía $698 millones en esas cuentas. Andrade se convirtió en tesorero en el 2007 y fue el único funcionario venezolano incluido en las cuentas bancarias suizas del país.

La suerte de Andrade, quien proviene de un origen humilde, se disparó cuando ganó la confianza de Chávez al inicio de su gobierno. Varios medios de comunicación venezolanoshan calculado su fortuna en varios miles de millones de dólares.

La culpa de la “chapita”

Chávez protegió a Andrade desde que casi le quita el ojo derecho mientras ambos jugaban “chapita” en el palacio presidencial. Chapita es similar al béisbol, pero se juega con chapas de refresco en lugar de bolas y con un palo de escoba que sirve de bate. Andrade finalmente perdió el ojo y hoy utiliza un ojo de vidrio, según informes publicados en Venezuela.

Poseído por un sentimiento de culpa, Chávez terminó favoreciéndolo durante sus años en el poder, aseveran los portales de noticias, incluyendo al elindependiente.com.

Andrade, quien se graduó de la Academia Militar de Venezuela, participó en el fallido intento de golpe de estado de Chávez de 1992. Seis años después, cuando Chávez se postuló con éxito a la presidencia, se desempeñó como su guardaespaldas. En 1999, fue elegido para la Asamblea Nacional Constituyente, que se redactó una nueva constitución y rediseñó el Estado venezolano. Y en el 2007, fue nombrado tesorero nacional y presidente del estatal Banco de Desarrollo Económico y Social de Venezuela, Bandes.

Esos nuevos cargos convirtieron a Andrade en un factor de poder sobre la economía del país. Pero el funcionario comenzó a ser cuestionado por dirigentes de la oposición, quienes le acusaron de corrupción y de permitir que la Tesorería de la Nación fuese tratada como la chequera personal de Chávez.

IMG_VeneMoney_2_1_0RC976R1_L339013299

Durante una audiencia en el Congreso en el 2008, el diputado opositor Ismael García dijo que Andrade estaba en el centro de una gran maniobra de corrupción que involucraba la compra de $7,000 millones en bonos de los tesoros de Argentina, Ecuador y Bolivia.

Las acusaciones apuntaban que esas operaciones terminaron beneficiando a un pequeño grupo de funcionarios, bancos y casas de corretaje, pero las denuncias fueron ignoradas por el régimen de Chávez, que para entonces ya comenzaba a tornarse cada vez más autoritario.

Agentes de seguridad del régimen Bolivariano de Caracas arrestaron en la tarde del martes al ex Ministro de Relaciones Interiores, Miguel Rodríguez Torres, como parte del proceso de depuración interna emprendido por el gobernante Nicolás Maduro. Torres, quien fue un cercano colaborador del fallecido presidente Hugo Chávez, había sido acusado por el propio gobernante bolivariano de haber traicionado a la revolución. Redes sociales

El ardid de los bonos

Otra de las presuntas tácticas corruptas que llegó a estar bajo la lupa se trataba de la venta de bonos denominados en dólares y libras esterlinas que fueron comprados en bolívares por un selecto grupo de funcionarios y hombres de negocios vinculados al régimen, que obtuvieron los papeles con enormes descuentos al pagar en bolívares por una tasa de cambio muy por debajo de la flotante.

Esas transacciones instantáneamente proporcionaron ganancias colosales ya que los bonos podían venderse posteriormente en los mercados internacionales y con solo vender una pequeña fracción de los dólares obtenidos se podían obtener los bolívares necesarios para cubrir los costos de la adquisición inicial de los bonos.

El ex ministro de Planificación de Chávez, Jorge Giordani, dijo después de la muerte del presidente a principios del 2013 que prácticas de corrupción de ese tipo le generaron pérdidas a la nación por más de $20,000 millones.

EL NUEVO HERALD