EEUU: Investigan a empresa petrolera de Oklahoma por suscribir contratos con PDVSA

Justo 17 días antes de que Estados Unidos anunciara una nueva ronda de sanciones contra el gobierno de Venezuela, dos ejecutivos de una empresa de perforación estadounidense se pararon en el palacio presidencial junto al presidente Nicolás Maduro.

Por Michelle Caruso-Cabrera, Ritika Shah y Scott Zamost para CNBC 

El presidente ejecutivo Todd Swanson y el consejero general Brent Mills estuvieron en el palacio para firmar un memorando de entendimiento entre su poco conocida compañía de perforación, Horizontal Well Drillers, y la petrolera estatal venezolana, Petróleos de Venezuela S.A.

 

 

CNBC investigates a Venezuelan oil deal from CNBC.

Swanson, quien una vez sirvió en el consejo de Massey Energy para Dan Loebcuando trabajó para el fondo de cobertura de Loeb Third Point, pronunció un discurso en el evento.

“Llegué por primera vez a Venezuela en 1996 y de inmediato me enamoré del país por el espíritu de la gente y la belleza física del paisaje”, dijo Swanson. “Y nos complace trabajar estrechamente con usted para ayudar a expandir la producción de petróleo en Venezuela y ayudarlo a convertirse en uno de los mayores productores de petróleo del mundo”.

 

Swanson estrecha la mano a Maduro durante la ceremonia / captura
Swanson estrecha la mano a Maduro durante la ceremonia / captura

 

El momento del acuerdo es curioso considerando que el país está al borde del colapso económico.

Numerosas corporaciones han dejado de hacer negocios allí. Más de 20 han presentado casos contra el gobierno venezolano en el Banco Mundial después de que sus activos fueron confiscados por el gobierno socialista.

Y en lo que respecta al petróleo, el sector más importante de Venezuela, el país está luchando para pagar sus cuentas, emitiendo pagarés porque no puede obtener el efectivo.

Según sus últimos informes trimestrales, Halliburton tiene $ 429 millones en cuentas pendientes; Schlumberger tiene alrededor de $ 700 millones. Baker Hughes tiene $ 100 millones en cuentas por cobrar e inventario en riesgo en Venezuela.

Y las banderas rojas no terminan allí. PDVSA también está en el centro de una investigación en curso por sobornos por parte del Departamento de Justicia de los EE.UU.

En octubre, el empresario de Florida, Fernando Ardila Rueda, se declaró culpable de participar en el pago de sobornos a empleados de PDVSA. Rueda es solo la última de las 10 personas que se declararon culpables en la investigación del Departamento de Justicia, planteando interrogantes sobre cómo hacer negocios con PDVSA sin violar la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero, que prohíbe a las empresas estadounidenses participar en actividades corruptas en países extranjeros.

No es ilegal que una empresa estadounidense haga actvidad de perforación petrolera en Venezuela. Pero, ¿por qué una pequeña empresa de Oklahoma querría hacer negocios en Venezuela, cuando muchas empresas grandes y serias piensan que la mejor opción es salir de ahí?

Durante semanas, la empresa no respondió a ninguna pregunta. Cuando un equipo de investigación de CNBC se presentó en Oklahoma y comenzó a tocar las puertas de los ejecutivos y ex ejecutivos de Horizontal Well Drillers, la compañía finalmente aceptó responder preguntas por correo electrónico.

 

HWD1

 

En esa respuesta, la compañía dijo que tiene un acuerdo para perforar cerca de 200 pozos en el área de Carabobo del cinturón de petróleo pesado del Orinoco, una región que alberga algunas de las reservas de petróleo más grandes del mundo.

Horizontal Well Drillers destacó, también, que cuenta con un Acuerdo Marco de Servicios con la empresa estadounidense de servicios petroleros Halliburton para proporcionarle herramientas y equipos de perforación.

Halliburton, con sede en Texas, confirmó su participación en ese acuerdo.

Horizontal Well Drillers dice que tiene una “calificación única” para asumir ese proyecto porque sus perforadoras son “muy adecuadas” para las formaciones geológicas que se encuentran en la faja petrolífera del Orinoco en Venezuela. La compañía atribuye al gran tamaño y la reducida huella de sus plataformas la posibilidad de perforar en áreas de difícil acceso.

Pedro Burelli, un ex miembro del directorio de PDVSA que se opone al actual gobierno venezolano, no cree en esos argumentos. Dijo que nunca había visto un trato como este otorgado a una compañía como Horizontal Well Drilllers.

“No estoy cuestionando su capacidad para hacer trabajos pequeños. Estoy cuestionando sus credenciales para hacer trabajos grandes”, dijo Burelli. “Estoy cuestionando su capacidad financiera para garantizar el trabajo que pretenden hacer. Y definitivamente, estoy cuestionando su talento gerencial para operar en un entorno como Venezuela”.

Un entorno, dice, donde el robo de equipos es desenfrenado y la corrupción es prolífica.

En su declaración a CNBC, Horizontal Well Drillers dijo que la compañía toma muy en serio el cumplimiento de las sanciones estadounidenses y la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero.

Mientras la empresa pudiera estar físicamente equipada para asumir ese acuerdo, su respaldo financiero genera muchas interrogantes. Según un comunicado de prensa de PDVSA, el acuerdo requiere que las empresas proporcionen el capital inicial de inversión  para la perforación.

Documentos presentados ante el condado de Oklahoma muestra que la compañía ha sido financiada, al menos en parte, por Callidus Capital, una firma canadiense que proporciona “soluciones de financiamiento a compañías que no pueden acceder a las fuentes tradicionales de préstamos”.

Documentos judiciales muestran que Callidus está demandando a un ex empleado porque ese empleado “permitió que Horizontal Well Drillers presentara una carta falsificada con membrete de Callidus, pretendiendo hacer ver que tiene respaldos financieros de Callidus” para proporcionar a los funcionarios del gobierno venezolano un testimonio de que Horizontal Well Drillers puede cumplir con las obligaciones financieras del acuerdo.

Horizontal Well Drillers le dijo a CNBC que no creó una carta falsa y que no es parte en el litigio canadiense. Callidus y el abogado del ex empleado, se negaron a comentar sobre el litigio.

Como empresa privada, Horizontal Well Drillers se negó a comentar sobre sus finanzas. Callidus se negó a aclarar si aún proporciona capital a la compañía de Oklahoma.

Los ejecutivos de Horizontal Well Drillers explicaron por qué asistieron a la fastuosa ceremonia de firma en Caracas, alegando que fue un requerimiento del gobierno venezolano.

Burelli dijo que no estaba sorprendido porque piensa que Maduro usó a los dos ejecutivos como accesorios para su propaganda.

“Creo que Nicolas Maduro está muy asustado”, dijo Burelli. “Y está tratando de manejar políticamente la presión que proviene de los Estados Unidos en contra de él diciendo ‘Miren, hay algunos estadounidenses aquí que realmente están en desacuerdo con el presidente Trump, que están dispuestos a venir aquí e invertir en Venezuela”.

Burelli señaló otro ejemplo en el que cree que los ejecutivos de los EE. UU. fueron utilizados con fines políticos. En septiembre, PDVSA tuiteó fotos de una reunión entre ejecutivos de Chevron, Maduro y el vicepresidente de Venezuela, Tareck El Aissami, quien también está en la lista de sanciones y etiquetado como jefe narco por el gobierno de los EE.UU.

“La cara del vicepresidente para América Latina de Chevron lo mostraba desconcertado. Quiero decir que él no estaba esperando eso”, dijo Burelli. “Incluso el entorno no era la oficina del presidente. Era obviamente una oficina en el ministerio o una pequeña oficina en PDVSA. Y de repente el presidente y el vicepresidente se presentan humillantes, ya sabes, están humillando a las empresas que están ahí”

Todo hecho, dijo, para que PDVSA pudiera tuitear una imagen que mostrara al presidente y vicepresidente venezolanos reunidos con ejecutivos petroleros estadounidenses.

Chevron, que ha hecho negocios en Venezuela desde la década de 1920, se negó a explicar las circunstancias de la foto, diciendo que la reunión no violaba la ley de los EE.UU.

Mientras tanto, Horizontal Well Drillers dijo a CNBC que planeaba enviar cuatro plataformas a Venezuela y comenzar a perforar dentro de seis a nueve meses.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *