Editorial The Washington Post: ¿Qué pasa si el régimen de Venezuela continúa?

VENEZUELA está viviendo una catástrofe sin precedentes en la historia de América Latina. Aunque no está en guerra y controla una de las reservas de petróleo más grandes del mundo, la gran mayoría de sus más de 30 millones de personas no pueden obtener suficientes alimentos.

Por Equipo Editorial de The Washington Post |

La mayoría también carece de acceso confiable al agua y a la electricidad. Los suministros de medicinas básicas desaparecieron hace mucho tiempo. La inflación ha alcanzado el 14,000 por ciento -sí, has leído bien- y Caracas y otras ciudades se han convertido en zonas aterradoras de anarquía, con algunas de las tasas de homicidios más altas del planeta. La gente huye del país a razón de 5.000 por día, produciendo el mayor flujo de refugiados en la historia del Hemisferio Occidental.

El autor de esta calamidad, el régimen fundado por Hugo Chávez y ahora dirigido por Nicolás Maduro, se niega rotundamente a aceptar la ayuda humanitaria. Durante años ha rechazado las medidas más básicas para estabilizar la economía. En el último año, ha provocado una caída del 30 por ciento en la producción de petróleo y ha incumplido una deuda de aproximadamente $ 50 mil millones . El domingo, sin embargo, está organizando una elección presidencial, una en la cual los principales candidatos y partidos opositores están prohibidos. Aunque las encuestas muestran que, a pesar de ello, podría perder el voto real con uno de los otros dos candidatos que permitió en la boleta electoral, es casi seguro que el Sr. Maduro declarará su victoria.

Para los Estados Unidos y otras democracias occidentales, la pregunta es qué sucederá después. Históricamente, muy pocos gobiernos han sobrevivido a un colapso económico en la escala de Venezuela. Pero el régimen de Maduro ha sobrevivido a muchas predicciones de su desaparición. Debido a la represión violenta en la que murieron más de 130 personas, superó el popular levantamiento prodemocrático del año pasado, desmoralizando a la oposición dominante. El Sr. Maduro sigue profundamente vinculado con el régimen comunista en Cuba, tanto es así que recientemente utilizó más de $ 400 millones en moneda dura preciosa para comprar petróleo para Cuba en mercados extranjeros, incluso cuando su propio pueblo literalmente se muere de hambre.

Los Estados Unidos, 15 naciones latinoamericanas, Canadá y la Unión Europea han dicho que no reconocerán las elecciones. Muchos de esos gobiernos están considerando imponer nuevas sanciones. La administración Trump, que ya ha sancionado al Sr. Maduro y a docenas de otros altos líderes y ha prohibido a los comerciantes estadounidenses negociar con la deuda venezolana, está sopesando pasos adicionales, incluido un embargo potencialmente catastrófico para el petróleo venezolano . Mientras que algunos líderes latinos apoyan tal movimiento, a otros les preocupa que solo amplifique la marea de refugiados que cruzan sus fronteras. Los pragmáticos señalan que, gracias a su caída en picada de la producción y la incautación de sus instalaciones de exportación costa afuera por parte de los acreedores, Venezuela se está esencialmente auto embargando.

Lo que realmente se necesita es una estrategia multilateral para fomentar un cambio político. En una aparición pública hace varias semanas, el principal funcionario latinoamericano de la Casa Blanca, Juan Cruz, insinuó que el ejército venezolano debería tomar medidas contra Maduro. Pero el ejército está plagado de corrupción y está encabezado por oficiales más fieles a Cuba que a la constitución venezolana. El propio Sr. Cruz reconoció que la solución más probable era una transición negociada que ofreciera al Sr. Maduro y otros altos funcionarios una salida segura. Por ahora, eso también parece improbable. Pero la magnitud del colapso de Venezuela debería obligar a un mayor esfuerzo de los Estados Unidos y sus aliados latinos.