Colombia: una mujer asumirá la vicepresidencia después del 17 de junio

Gane quien gane el próximo 17 de junio en la definitiva segunda vuelta presidencial, por primera vez desde que se instauró la figura de la Vicepresidencia de la República, a ese cargo llegará una mujer: o Marta Lucía Ramírez, fórmula de Iván Duque en el Centro Democrático; o Ángela María Robledo, compañera de campaña de Gustavo Petro en la Colombia Humana.

EL ESPECTADOR

Si bien las dos han sido piezas fundamentales a lo largo de los últimos meses en lo que tiene que ver con las propuestas para atraer a los electores, más allá de ello, su postulación significa la reivindicación de luchas sociales como la equidad de género.

Ramírez, exministra de Defensa, exsenadora y excandidata en 2014, es de línea conservadora aunque renunció a esa colectividad criticando a sus actuales directivos de estar pegados al gobierno Santos por burocracia. Su postulación se dio tras ser la segunda en votación en la consulta realizada por los movimientos de derecha el pasado 11 de marzo, que precisamente ganó Duque.

Robledo, por su parte, ha sido representante a la Cámara por la Alianza Verde, curul a la que renunció para hacer campaña con Petro. En el Capitolio se ha destacado por la defensa de la inclusión social, la equidad de género, los derechos de la infancia y el acceso a la justicia por parte de las víctimas de violencia sexual en el conflicto armado.

Según la Constitución colombiana, el vicepresidente es el encargado de reemplazar en sus faltas temporales o absolutas, aun en el caso de que éstas se presenten antes de su posesión, al presidente de la República.En las faltas temporales del jefe de Estado, bastará con que tome posesión del cargo en la primera oportunidad, para que pueda ejercerlo cuantas veces fuere necesario. Y en el caso de falta absoluta, asumirá el cargo hasta el final del período.

Asimismo, el presidente podrá confiarle a su vicepresidente misiones o encargos especiales y designarlo en cualquier cargo de la Rama Ejecutiva. Es de esperar, entonces, que cualquiera de las dos que llegue al cargo tendrá un papel protagónico en el nuevo gobierno.