Colombia elige hoy un nuevo Congreso: ¿Quién gana y quién pierde?

A juzgar por los récords históricos, unos 16 millones de colombianos acudirán este domingo a las urnas para elegir al nuevo Congreso de la República y a dos candidatos presidenciales en consultas interpartidistas. Aunque hay un poco más de 36 millones de colombianos habilitados para votar, la participación ciudadana en las elecciones legislativas tiene una variación de entre el 42 y el 48 por ciento. Algunas veces ha bajado de ese piso, pero casi nunca ha sobrepasado ese techo.

#sas_9343

Esta vez las elecciones para Congreso están atravesadas por algunas singularidades (aguda confrontación ideológica, presencia de Farc en las urnas por primera vez y el punto más alto de opinión desfavorable del Congreso a raíz de los escándalos de corrupción de varios de sus miembros) que plantean toda una incógnita sobre cuál será el nivel de votación por senadores y representantes a la Cámara.

El Centro Democrático (CD), de la mano del expresidente Álvaro Uribe, que ya obtuvo la segunda mayor votación para Senado hace cuatro años y que se consolidó como el principal partido de oposición, apuesta a obtener este domingo el mayor caudal electoral en estos comicios. Las encuestas sobre intención de voto por partidos así lo han dejado ver.

Una mayoría significativa del uribismo en el Congreso podría implicar sentar las bases para una contrarreforma del acuerdo de paz con las Farc.

Si bien no prosperó la idea del exministro uribista Fernando Londoño de “hacer trizas” el acuerdo con la guerrilla, lo que sí es seguro es que con unas mayorías legislativas, esa fuerza política intentará reformarlo. ¿Hasta qué punto? No es claro, porque un ‘reversazo’ muy radical no tendría presentación ante una comunidad internacional que ha apoyado con contundencia y con recursos un proceso de pazque considera clave para la estabilidad de la región y el progreso de Colombia.

Desde el mismo lado de la centroderecha, Germán Vargas Lleras (con Cambio Radical) tiene la expectativa de disputarle al uribismo esa supremacía en el Congreso, con otro propósito: ser tan fuerte, tan atractivo electoralmente, que merezca el apoyo de otros partidos políticos que le aseguren el paso a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

Pero, además, de consolidarse las mayorías de Uribe y de Vargas Lleras, algo que avisoran distintos analistas, estará la bancada del conservatismo, con lo cual el Senado estaría dominado por una sólida tendencia de derecha.

Las cartas de la izquierdaPublicidad

La izquierda también tiene sus apuestas. El candidato presidencial Gustavo Petroaparece como muy favorecido en las encuestas de intención de voto para llegar a la Casa de Nariño, especialmente por su discurso antiestablecimiento, que ha calado en sectores jóvenes y populares.

No obstante, la lista de candidatos que Petro promueve al Congreso, la de ‘la decencia’, no parece contar con un gran respaldo en la cita con las urnas de este domingo. Por eso, el candidato de la Colombia Humana ha anunciado que si es Presidente, convocaría una Asamblea Constituyente para hacer reformas en distintos frentes.

Un poco más al centro están las listas a Congreso que lidera la Coalición Colombia de Sergio Fajardo (con los ‘verdes’ y el Polo), más moderadas. Su bandera es la anticorrupción.

Para esta franja, el gran reto, y como ya ha ocurrido en el pasado, será demostrar que tienen la capacidad para convertir la buena favorabilidad que registran en las encuestas en votos reales, en curules. Los resultados que este domingo logren en las legislativas serán importantes para medir las posibilidades reales que tiene su candidato a la presidencia, Fajardo, de pasar a una eventual segunda vuelta.

De otro lado, es la primera vez que la exguerrilla de las Farc llegará al Congreso tras la dejación de las armas. Aunque tienen 10 curules aseguradas por 8 años en Senado y Cámara, competirán por más escaños en ambas corporaciones. Está por verse el apoyo que lograrán en las urnas.

De acuerdo con las mediciones de opinión, el partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc) parece que no ha podido conectar con los ciudadanos. Su inserción en la democracia, fin último del proceso de paz, se vio empañado por los lamentables episodios de agresión que vivió el excandidato presidencial de esa organización, Rodrigo Londoño, que recibió huevos, tomates e insultos en las manifestaciones que intentó realizar en Cali y Armenia.

 EL TIEMPO