Canciller de Colombia: crisis migratoria de Venezuela es un fenómeno regional

El canciller colombiano, Carlos Trujillo, hizo una visita relámpago a nuestro país para reunirse con su homólogo peruano, Néstor Popolizio, con quien trató una serie de temas como la lucha contra las drogas y la corrupción, y como podía ser de otra forma, la crisis migratoria venezolana. Asimismo, se marcaron los lineamientos del próximo Gabinete Binacional.

EL COMERCIO/ PERU

—Colombia es el país que recibe más migrantes venezolanos. ¿Cuáles han sido las principales consecuencias de la migración en las ciudades fronterizas?
La política definida por el presidente Iván Duque en esta materia apunta a tomar medidas nacionales, acciones regionales y acciones multilaterales. En lo nacional se está haciendo un esfuerzo intenso desde el punto de vista presupuestal, y desde el punto de vista del fortalecimiento institucional para atender todo el impacto de la crisis migratoria.

En el orden regional, se ha tenido un contacto permanente con las autoridades migratorias del Perú, Ecuador y otros países de la región en el propósito de avanzar en el proceso de armonización de acciones, porque tenemos la certeza de que se trata de un fenómeno de naturaleza regional que requiere también un tratamiento multilateral.

Y en lo que tiene que ver con asuntos financieros y presupuestales, se ha dado lugar a un proceso que va a conducir a la definición de una estructura financiera regional, en la que tomarán parte el Banco Mundial, la CAF, el BID, y también se recibió el anuncio de contribuciones adicionales de parte de Estados Unidos y la Unión Europea.

—¿Entonces habrá un reparto de dinero para los países que reciban mayor número de migrantes?
La idea es que se construya una plataforma financiera regional para que los países accedan a ella según las necesidades que tengan, de manera que serán decisiones individuales de los países y no una distribución con respecto al flujo de recursos que pueda tenerse.

—En el caso de Colombia, ¿qué sectores se necesita atender con más urgencia?
Los sectores más afectados son el de la salud, la educación, el sector seguridad y naturalmente lo que tiene que ver con la institucionalidad regional. Por supuesto, a estos se les deberá destinar el mayor volumen de recursos.

—Haciendo una comparación con la crisis de refugiados del Medio Oriente y África que pugnan por entrar a Europa, ¿cree que tratamiento en América Latina ha sido más humano?
Es un enfoque autóctono y regional que parte de unos principios básicos. En Colombia estamos tratando la crisis migratoria con gran sentido humanitario, y además lo estamos tratando con la certeza de que se trata de un fenómeno regional, y para dar una migración segura y regular estamos en el propósito de trabajar conjuntamente con otros países afectados por la crisis mediante la armonización de acciones. Hoy es un desafío pero mañana se podrá convertir en una oportunidad.

—¿Cree que ha habido mayor comprensión en la población de nuestros países con respecto a lo que ocurre en Venezuela?
En el caso de Colombia hemos actuado con sentido de gratitud, porque en otras épocas fueron nuestros compatriotas los que se trasladaron a Venezuela en momentos en que ese país tenía una mejor situación económica. Ahora estamos recibiendo a los hermanos venezolanos y tenemos que hacer un gran esfuerzo para su regularización, su identificación, su tránsito por el país y su asentamiento en Colombia. Por eso es tan importante el proceso de armonización de acciones que se ha puesto en marcha en la región.

—¿Ve una solución en Venezuela en un mediano plazo? ¿Cree que es suficiente la presión diplomática?
Es difícil hacer pronósticos, pero nos mueve la certeza de que para crear las condiciones hay que acudir solamente a mecanismos políticos y diplomáticos.

—Otro tema pendiente son los disidentes de las FARC y sus incursiones en territorio ecuatoriano. ¿Cómo están atacando el problema de este grupo rebelde?
Los integrantes de las FARC que cumplan con los compromisos que adquirieron y estén genuinamente en el propósito de la reinserción serán beneficiados con la implementación del acuerdo de paz, aquellos que incumplan los compromisos y abandonen el marco de los acuerdos serán combatidos con todo el peso de la ley.

—En el tema del acuerdo de paz, el presidente Duque señaló que va a revisar el acuerdo. ¿Eso sigue en pie?
Claro que sí. Se trata de un compromiso político que además se convirtió en un mandato popular a raíz del proceso electoral que tuvo lugar.

El compromiso del presidente Duque es implementar el acuerdo, hacerle algunas adecuaciones para el proceso de implementación sobre algunos puntos: que el narcotráfico no sea considerado hacia adelante como delito conexo al delito político; en segundo lugar, que quien se ha encontrado con bienes y recursos que no fueron declarados, en el caso de los desmovilizados, tenga que recibir severas sanciones; en tercer lugar, hay que volver a la erradicación forzosa de cultivos ilícitos respetando los acuerdos de erradicación voluntaria; y en cuarto lugar, que el miembro de las FARC que sea parte del Congreso y que sea hallado culpable de delitos de lesa humanidad tenga que retirarse del Congreso.

—¿Se ha abordado con el gobierno peruano la posible filtración de disidentes de las FARC a nuestro territorio?
Por supuesto. El Gobierno Peruano conoce muy bien cuál es la posición del presidente Duque en estos asuntos.

—A nivel de la cooperación bilateral, ¿se han llegado a algunos acuerdos concretos?
La relación con el Perú es muy rica, variada, tiene muchos aspectos y por eso es tan importante la celebración de los gabinetes binacionales. En el último Gabinete Binacional se adquirieron 127 compromisos entre los dos países en cinco ejes temáticos.