Cambridge Analytica tuvo acceso a datos de 87 millones de usuarios de Facebook

Facebook admitió este miércoles que la firma Cambridge Analytica accedió a los datos de unos 87 millones de usuarios, una cifra mucho mayor a la de 50 millones estimada previamente.

“En total, creemos que la información de Facebook de 87 millones de personas -la mayoría en Estados Unidos- ha podido ser compartida de manera indebida con Cambridge Analytica”, señaló en un comunicado el director técnico de Facebook, Mike Schroepfer.

Facebook además actualizó hoy sus “términos de servicio”. Pero en rigor, no cambio nada importante. La red social más bien salió a aclarar qué datos recolecta de los usuarios.

Mike Schroepfer, el ejecutivo de Facebook que dijo que la filtración afectó a 87 millones de personas. EFE

Mike Schroepfer, el ejecutivo de Facebook que dijo que la filtración afectó a 87 millones de personas. EFE

Los tipos de contenidos (texto, fotos) que una persona mira, los contactos con los que interactúa, la duración y frecuencia de esa actividad, la forma de mover el mouse, el número de tarjeta de crédito o la información del celular o computadora son parte de los datos que Facebook recolecta de sus usuarios, según detalló este miércoles.

Como parte de un intento para “brindar más claridad” sobre la forma en que administra los miles de millones de datos que generan su más de 2.000 millones de usuarios, la empresa de Mark Zuckerberg reveló un documento detallado sobre sus políticas, que describe procedimientos y usos de los datos personales.

Allí describe que no solo recolecta la información que comparten las personas en la plataforma, como por ejemplo una foto, sino que también recoge los metadatos de esos contenidos (por ejemplo, la localización de esa foto), y también la duración y frecuencia de las interacciones.

Es decir, no solo recolecta el contenido sino todo lo que rodea a ese contenido. En otras palabras, cuando uno habla con alguien, Facebook mide cuánto dura esa interacción, cuándo empieza y cuándo termina.

En un apartado del documento señala que hay “datos con protección especial”, y allí aclara que son las personas quienes pueden elegir brindar información en los campos de perfil que les piden información sobre sus intereses religiosos, políticos, sus intereses o salud.

Mark Zuckerberg, CEO de Facebook.

Mark Zuckerberg, CEO de Facebook. También maneja WhatsApp e Instagram.

En este sentido, puntualizó que esa y otra información (como el origen racial o étnico, creencias filosóficas o afiliación sindical) “podría estar sujeta a protecciones especiales bajo las leyes” de cada país.

“Recolectamos información sobre las personas, páginas, cuentas, hashtags y grupos con los que estás conectado y cómo interactuás con ellos a través de nuestros productos”, dijo.

Sobre la información de transacciones realizadas dentro de sus productos, Facebook informó que si una persona por ejemplo hace una compra dentro de un juego o realiza una donación, la red social va a recolectar datos al respecto.

Estos incluyen “el número de tarjeta de crédito o débito y otra información relacionada con la tarjeta; otra cuenta e información sobre autenticación, facturación, envío y los detalles de contacto”, precisó.

Más allá de los contenidos y las interacciones, Facebook también recolecta datos sobre los dispositivos a través de los cuales las personas usan la plataforma (o cualquiera de sus otras empresas, como WhatsApp, Instagram, Messenger u Oculus).

Facebook conoce con qué tipo de dispositivo se conecta cada usuario y qué características tiene el aparato. Reconoce hasta el nivel de la batería. REUTERS

Facebook conoce con qué tipo de dispositivo se conecta cada usuario y qué características tiene el aparato. Reconoce hasta el nivel de la batería. REUTERS

“Recopilamos información desde y sobre las computadoras, teléfonos, televisores conectados y otros dispositivos conectados a la web que usás integrados con nuestros productos, y combinamos esa información en los diferentes equipos que usás”, indicó.

Entre estos datos Facebook también registra la forma en la que sus usuarios mueven el mouse, para “distinguir a los humanos de los bots”, explicó.

También puede medir si la persona realiza una acción en respuesta a un anuncio que le muestra en su teléfono o en otro dispositivo diferente.

Por otra parte, informó que tiene acceso a la información como el sistema operativo, las versiones de hardware y software, el nivel de batería, la fortaleza de la señal, el espacio de almacenamiento disponible, el tipo de navegador, los complementos (plugins), entre otros.

La empresa usa todos estos datos para mejorar la experiencia de los usuarios, brindar información geolocalizada o con fines de investigación, proveer mediciones, analíticas y otros servicios de negocios.

También, y acá reside su modelo de negocio, los emplea para crear perfiles y segmentar a la audiencia, que de forma anonimizada (es decir, sin la posibilidad de que los usuarios sean identificados individualmente) pone a disposición de los anunciantes para que estos publiciten sus productos y servicios.

Trascendió además que el próximo lunes, todos los usuarios de Facebook recibirán un aviso en sus feeds con un link para ver en qué aplicaciones están activos y cuál es la información que han compartido con esas aplicaciones. Y tendrán la posibilidad de eliminar aplicaciones que ya no desean.

Fuente: Télam y AFP

 

EL ESCANDALO PASO A PASO

 

Cambridge Analytica es una consultora cuya sede matriz es Strategic Communication Laboratories (SCL) encargada de recopilar y analizar datos para fines políticos y campañas publicitarias con el fin de “cambiar el comportamiento en la audiencia“.

Foto: Reuters

¿Qué pasó?

Cambridge Analytica impulsó en 2014 una aplicación creada por el profesor de la Universidad Cambridge Aleksandr Kogan, que trabajaba mediante un test con el que pedía a los usuarios el acceso a su perfil y el de sus amigos.

Toda esta información, de unas 50 millones de personas, fue recopilada y vendida con el fin de crear perfiles de votantes y personalidades.

El error de Cambrigde Analytica y de Kogan estuvo en vender la información ya que según la política de Facebook la información recopilada por una aplicación solo puede ser usada con fines de la misma aplicación y no pueden ser transferidos o vendidos.

¿Donald Trump y Cambrigde Analytica?

Durante la campaña presidencial del magnate republicano Donald Trump en 2016 tanto el director de la campaña, Steve Bannon, que pertenecía al plantel directivo de Cambridge Analytica; como Robert Mercer, creador de la consultora, consintieron la compra de datos para la campaña por lo que pagaron cerca de 6,2 millones de dólares, según datos de la Comisión Electoral Federal.

Foto: EFE

¿Qué hizo Facebook al respecto?

Facebook bloqueó la cuenta Cambridge Analytica y suspendió su acceso a las aplicaciones WhatsApp e Instagram.

¿Cuál es la postura de Cambrigde Analytica? 

La consultora indica que ellos no incurrieron en ningún delito puesto que obtuvieron la información de manera legítima.

¿Cuáles fueron la consecuencias para Facebook?

Facebook y Cambridge Analytica deben responder a una investigación en curso sobre este asunto. Las acciones de la red social también cayeron unos siete puntos en Wall Street tras el escándalo.