Brasil: trasladan a 233 refugiados venezolanos hacia Manaos y Sao Paulo

La Fuerza Aérea brasileña comenzó a trasladar a venezolanos desde una zona fronteriza remota a otros lugares de Brasil, tratando de apaciguar una crisis humanitaria mientras decenas de miles de migrantes huyen del colapso económico en su país.

El viernes, 233 venezolanos abordaron un Boeing 767 con destino a las ciudades de Manaos y Sao Paulo, el tercer vuelo en un mes que busca aliviar la presión sobre los servicios sociales en el norte de Brasil.

El gobierno brasileño lanzó en marzo una operación liderada por el Ejército con un presupuesto de 190 millones de reales (54 millones de dólares) para controlar el flujo de migrantes, mejorar sus refugios temporarios y ayudar con los documentos para que puedan seguir adelante y encontrar trabajo en ciudades más grandes.

Sin embargo, las oleadas de venezolanos impulsados por el hambre y la adversidad han continuado incesantemente, con cientos de migrantes ingresando diariamente en Brasil en el único cruce fronterizo formal entre ambos países en el estado de Roraima, según funcionarios.

En la capital estatal de Boa Vista, unos 1.500 refugiados se han guarecido en un parque llamado Simón Bolívar, el héroe de la independencia venezolana, enfrentando lluvias tropicales torrenciales en una zona de campamento abarrotada sin agua, baños o cocina.

“Se están tomando nuevas medidas para aliviar la situación, pero la crisis humanitaria continúa”, dijo Rosilene Santiago, superintendente de la policía federal en Roraima. “Solamente mire el número de venezolanos buscando trabajo en las calles de Boa Vista”, agregó.

Los pedidos de asilo por parte de venezolanos en Roraima subieron a 20.000 desde principios de año, casi superando las 22.000 solicitudes registradas en todo el 2017, dijo Santiago. En 2016, hubo 3.800.

La policía federal dijo que 92.656 venezolanos ingresaron a Brasil entre 2017 y 2018. La mitad de ellos continuó viaje hacia otros países de habla hispana como Argentina y Chile, pero muchos se han quedado en Boa Vista.

El general Eduardo Pazuello, quien está coordinando la operación con el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), dijo que hasta 7.000 venezolanos aún necesitaban asistencia en Boa Vista.

La representante de ACNUR, Isabel Márquez, dijo que el procesamiento de los refugiados había mejorado desde que el Ejército se involucró, pero advirtió que la crisis no ha terminado y que el flujo de migrantes podría aumentar.

Por Anthony Boadle/Reuters

Venezuelan migrants play soccer between the tents in a UNHCR shelter in Boa Vista, Brazil May 3, 2018. Picture taken May 3, 2018. REUTERS/Ueslei Marcelino
REUTERS/Ueslei Marcelino
Venezuelan migrants walk among the tents in UNHCR shelter in Boa Vista, Brazil May 3, 2018. Picture taken May 3, 2018. REUTERS/Ueslei Marcelino
REUTERS/Ueslei Marcelino
Venezuelan migrants walk between the tents in UNHCR shelter in Boa Vista, Brazil May 3, 2018. Picture taken May 3, 2018. REUTERS/Ueslei Marcelino
REUTERS/Ueslei Marcelino
Venezuelan migrants are seen in a makeshift camp at Simon Bolivar square in Boa Vista, Brazil May 3, 2018. Picture taken May 3, 2018. REUTERS/Ueslei Marcelino
. REUTERS/Ueslei Marcelino
Venezuelan refugees go down the Brazilian Air Force plane ladder, as they arrive at the Eduardo Gomes International airport in Manaus, Brazil May 4, 2018. REUTERS/Bruno Kelly
REUTERS/Bruno Kelly
A Venezuelan migrant uses a sign to apply for a job near a makeshift camp at Simon Bolivar square in Boa Vista, Brazil May 3, 2018. Picture taken May 3, 2018. The placard reads "Looking for work, carpentry, painting, farming and general services." REUTERS/Ueslei Marcelino
REUTERS/Ueslei Marcelino
A Venezuelan migrant carries a placard to apply for a job near a makeshift camp at Simon Bolivar square in Boa Vista, Brazil May 3, 2018. Picture taken May 3, 2018. The placard reads "Looking for work, carpentry, painting, farming and general services." REUTERS/Ueslei Marcelino
REUTERS/Ueslei Marcelino
Venezuelan refugees arrive at the Eduardo Gomes International airport in Manaus, Brazil May 4, 2018. REUTERS/Bruno Kelly