Brasil: patriarca de Odebrecht declara en tribunal contra Lula Da Silva

Emilio Odebrecht, patriarca de la familia Odebrecht, que da nombre al grupo implicado en un gigantesco caso de corrupción de dimensión internacional, testificó hoy ante la Justicia brasileña en una causa penal contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva por supuesta corrupción.

Odebrecht declaró este lunes en la ciudad de Curitiba ante el juez federal Sergio Moro, responsable en primera instancia por la investigación del escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, investigado desde hace más de tres años.

El patriarca acudió en calidad de testigo de la Fiscalía en el marco de un proceso abierto contra el expresidente, implicado en supuestos fraudes en la adquisición de un terreno para el instituto fundado por el exmandatario y de un ático vecino a su residencia particular, en la ciudad de Sao Bernardo do Campo, en Sao Paulo.

La Fiscalía sospecha que estos fueron adquiridos a nombre de testaferros con dinero de Odebrecht que, en realidad, era producto de sobornos pagados al expresidente por su intermediación en contratos obtenidos por esa empresa con la petrolera estatal.

Odebrecht dijo a Moro que en las reuniones que mantuvo con Lula, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, “hubo pedido” de “ayuda” para las campañas electorales del Partido de los Trabajadores (PT), al que pertenece Lula, aunque sin entrar en ningún tipo de valores.

“Hubo pedidos (de donaciones para campañas electorales del PT por Lula), como hubo de todos los presidentes de Brasil y del exterior, Ellos siempre pedían ayuda”, comentó Odebrecht, hijo de Norberto Odebrecht, quien fundó en 1944 el grupo.

El patriarca comentó que tanto él como Lula nombraban a personas de su confianza para, posteriormente, negociar esas supuestas ayudas electorales, que en el caso del expresidente era, según declaró, el exministro de Hacienda Antonio Palocci.

Esta es una de las cinco causas penales que tiene abiertas con la Justicia el exmandatario, la mayoría relacionadas con el caso de corrupción en Petrobras.

La información de Odebrecht ya constaba en la delación en la que participó junto con otros exdirectivos del grupo, la cual fue homologada por la Corte Suprema y cuyo contenido, divulgado en abril pasado, sirvió para abrir 76 investigaciones contra casi cien políticos con fuero privilegiado, entre ellos 8 ministros del actual Gobierno.

En ese acuerdo con la Justicia, los exdirectivos de Odebrecht confesaron el pago de millonarios sobornos a decenas de políticos en Brasil a cambio de la obtención de contratos y legislación a favor de la compañía, una práctica que también llevaron a cabo en otra decena de países de Latinoamérica y África.

De acuerdo con esos testimonios, Odebrecht pagó 3.370 millones de dólares en sobornos entre 2006 y 2014, los cuales muchas veces se camuflaban como financiación de campañas electorales.

Además de pedir disculpas públicamente, Odebrecht ha firmado acuerdos por los que se comprometió a pagar multas millonarias a los Gobiernos de Estados Unidos, Brasil, República Dominicana y Suiza para compensar los actos ilícitos por los que se le investiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *