Brasil: Lula deberá entregarse hoy viernes en la cárcel

El expresidente Luiz Inacio Lula da Silva se recluyó hoy en la sede del sindicato metalúrgico en Sao Bernando do Campo, donde se forjó como dirigente, arropado por Dilma Rousseff y otros miembros del Partido de los Trabajadores (PT).

EFE

Lula, que pasó buena parte del día en el instituto que lleva su nombre, en Sao Paulo, se trasladó a la sede del sindicato tras conocer la decisión del juez Sergio Moro, que ordenó su ingreso en prisión en un plazo que expira mañana viernes a las 20.00 GMT.

 

 

El exmandatario está acompañado por su sucesora, la expresidenta Dilma Rousseff, y varios dirigentes del PT, que han convocado un acto en ese mismo sindicato para hoy mismo, en respaldo a su líder.

La expresidenta ha manifestado su pleno apoyo a Lula durante este proceso y le ha acompañado en sus horas más bajas, como hizo el exmandatario cuando en agosto pasado Rousseff fue destituida por el Congreso.

Lula aún no se ha pronunciado sobre el dictamen de Moro, pero dirigentes del PT han condenado con dureza la decisión.

 

 

La presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, consideró que la orden de Moro “reedita los tiempos de la dictadura” en Brasil y constituye “una violencia sin precedentes en nuestra historia democrática”, en un mensaje divulgado en las redes sociales.

Lula, el líder más popular del país, fue condenado por corrupción a nueve años de cárcel en primera instancia supuestamente por haber recibido un apartamento en la playa a cambio de favorecer a una constructora en la adjudicación de contratos públicos.

La condena luego fue ampliada a doce años por un tribunal superior que hoy ordenó la ejecución de la sentencia y permitió a Moro emitir el mandato de prisión.

 

 

La decisión del tribunal fue anunciada después de que el Supremo negó este miércoles un “habeas corpus” intentado por la defensa del expresidente, que le habría librado al menos temporalmente de la cárcel, mientras tramitaban unas apelaciones que le restan en cortes superiores.

Según un oficio dictado por el juez Sergio Moro, responsable del caso en primera instancia, Lula debe presentarse antes de las 17.00 hora local (20.00 GMT) del viernes en Curitiba, y en caso contrario será buscado por las autoridades.

LA ORDEN DEL JUEZ

El juez brasileño Sergio Moro emitió este jueves una orden de prisión contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), condenado a 12 años y un mes de cárcel por corrupción.

A cargo de la megacausa de “Lava Jato” en el juzgado de Curitiba (Paraná, sur), Moro sentenció a Lula en julio de 2017 por haber recibido un apartamento de una constructora involucrada en la red de sobornos en la estatal Petrobras. Pero le permitió recurrir en libertad.

En enero de este año, una corte de segunda instancia rechazó la apelación de Lula y aumentó de nueve años y seis meses a 12 años y un mes la pena de prisión.

 

 

Lula también perdió el miércoles un recurso ante la suprema corte para poder recurrir en libertad ante tribunales superiores.

Tras el fallo, Moro ordenó la prisión y dispuso que:

– Lula tiene tiempo de presentarse “voluntariamente a la Policía Federal en Curitiba hasta las 17H00 (20H00 GMT)” del viernes.

 

 

– Está “vedada la utilización de esposas en cualquier hipótesis”.

– Fue “previamente preparada una sala reservada” para él en la sede de la Policía Federal en Curitiba, “en razón de la dignidad del cargo ocupado”, de expresidente.

– Lula “estará separado de los demás presos, sin cualquier riesgo para su integridad moral o física”.

 

 

– Aunque aún resten unos últimos recursos formales ante el tribunal de apelaciones que confirmó su sentencia, estas herramientas son consideradas por Moro una “patología” del sistema judicial que apenas buscan aplazar los tiempos y “no alteran juicios” ya emitidos.

AFP