Argentina: submarino y sus 44 tripulantes llevan un mes desaparecidos

El submarino argentino ARA San Juan y sus 44 tripulantes siguen perdidos tras casi un mes de búsqueda en el fondo del océano Atlántico, en un operativo que arroja pocas certezas y con la vista puesta en el seno de la Armada, donde se investiga si hubo irregularidades en la desaparición del buque.

Al tiempo que se conocía este martes que el Gobierno suspendió en sus funciones a dos oficiales de la Armada, por primera vez en los 27 días que han transcurrido desde que se perdió la pista del sumergible militar el cuerpo castrense decidió cancelar el habitual parte diario sobre los detalles de la búsqueda.

En medio de un gran hermetismo y en un primer momento, la fuerza militar suspendió la conferencia de prensa y después reculó y la aplazó una hora y media, aunque al cabo de unos minutos acabo cancelándola definitivamente.

Sin explicación oficial por lo ocurrido, la Armada despachó las novedades del día en un comunicado en el que informó que dos objetos que habían sido detectados con sensores en el fondo del Atlántico, a 650 y 139 metros de profundidad, por su posible relación con el ARA San Juan, en verdad nada tienen que ver con el submarino, tras ser inspeccionados por un robot estadounidense sumergible.

Con estos son ya casi una decena los “contactos” o indicios que en las últimas semanas han ido siendo descartados por ser piedras o viejos barcos hundidos.

En medio del desconcierto por qué le pasó al buque, fuentes oficiales confirmaron hoy a Efe que el Gobierno argentino determinó suspender en sus funciones al contralmirante Luis Enrique López Mazzeo, comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada y del capitán de navío Claudio Villamide, comandante de la Fuerza de Submarinos, por las supuestas irregularidades en el operativo de búsqueda.

Esta destitución se produjo para garantizar la transparencia de la investigación de la desaparición, que encabeza una jueza del sur del país, Marta Yáñez, quien busca determinar si existió algún delito en la desaparición y posterior búsqueda del buque.

Además, el Gobierno ya decidió en noviembre abrir un sumario interno para determinar responsabilidades en la Armada, que afecta a diversos miembros de la fuerza militar.

Según adelantaron en ese momento a Efe fuentes del Gobierno, entre otros aspectos, se quiere saber por qué desde la Armada no se dio la información “en tiempo y forma” al presidente, Mauricio Macri, que es el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, y al ministro de Defensa, Oscar Aguad, desde el 15 de noviembre, cuando se perdió la comunicación con el submarino.

La investigación interna también pretende determinar por qué no se dejó constancia al poder político de la existencia de la avería eléctrica en las baterías de la embarcación de la que había dado cuenta el comandante de la nave el mismo día de su desaparición, así como si fue correcta la decisión de que continuara navegando hacia el que iba a ser su destino, la ciudad bonaerense de Mar del Plata.

“La investigación está en incipiente estado de instrucción, estamos relevando 12 cajas de documentación que mandó la Armada que estamos exhaustivamente examinando”, añadió este lunes Marta Yáñez.

La magistrada no quiso pronunciarse sobre si la desaparición fue un accidente o hecho negligente por la cautela que requiere un caso de esta “complejidad”, y destacó que el organigrama de la Armada es “muy amplio” y hay que ser “muy prolijos para determinar si hubo alguna responsabilidad”.

“Era de manual que iban a buscar responsables para generar una cortina de humo y no hacerse cargo de la búsqueda, cuando lo único importante en este momento es ir buscando al busque. Todo lo demás hay tiempo de sobra para hacerlo”, opinó hoy Luis Tagliapietra, padre del teniente de corbeta Alejandro Damián, uno de los tripulantes del ARA San Juan.

A su juicio, “todo lo que está pasando” desde que hace casi dos semanas la Armada anunció que descartaba un eventual rescate del los tripulantes -por descartar supervivientes- es “en pos de ocultar todo”.

“Lo único que es importante y urgente es la búsqueda del submarino”, sentenció Tagliapietra, que es querellante en la causa dirigida por Yáñez.

El área de búsqueda en el Atlántico, en la que colaboran Estados Unidos, Rusia, Reino Unido y Chile, abarca 40.000 kilómetros cuadrados, aunque la de mayor concentración de las unidades de búsqueda es de aproximadamente 4.000 kilómetros cuadrados, entre los 200 y los 1.000 metros de profundidad.

EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *