Ángel Zerpa lleva 28 días en huelga de hambre en el Sebin

El juez Ángel Zerpa, detenido por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), tras ser nombrado magistrado del Tribunal Supremo de Justicia por la Asamblea Nacional, permanece detenido en un baño en el Helicoide y lleva 28 días en huelga de hambre e incomunicado.

“Tiene un compañero que se llama Roberto Picón, al cual pudo ver su familia, que nos ha constatado que mi padre ha perdido 10 kilos y está vomitando líquido”, dijo a la agencia de noticias Efe la hija del juez, Carmina Zerpa, quien como el resto de su familia y sus abogados no ha podido comunicarse con su padre desde que fue apresado el 21 de julio.

Roberto Picón era asesor de la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) y fue detenido en una reunión política en su casa.

“Están en un baño, ellos dos. El baño es de dos por ocho, no reciben luz natural, ni siquiera tienen ventilación, y ni ellos mismos tienen privacidad entre ellos”, cuenta Carmina Zerpa, cuya primera exigencia es ahora mismo que se traslade al magistrado a un centro de salud.

Zerpa fue detenido un día después de su designación por el Sebin y según informaciones de su entorno, es el único de los 33 magistrados que está preso. Dos de sus colegas fueron también detenidos después de él pero renunciaron a sus cargos durante su arresto, y los demás se han refugiado en embajadas o han huido del país.

En protesta por su detención arbitraria y carente según sus representantes legales de cualquier garantía, Zerpa se declaró en huelga de hambre y lleva ya más de “380 horas sin consumir ningún tipo de comida sólida”, ingiriendo “únicamente agua, Gatorade y agua de coco”.

En horas de la tarde del sábado sus familiares pudieron verlo

Mariela Zerpa, hermana del magistrado, informó que luego de 28 días lograron ingresar a El Helicoide y verlo por casi 40 minutos, en lo que le dijeron fue una “entrevista especial” que fue grabada por funcionarios del Sebin.

La hermana del abogado indicó que actualmente el estado de salud de Zerpa es preocupante porque ha perdido aproximadamente 15 kilos y está pálido con la piel amarillenta. Ha tenido náuseas, vómitos y problemas para evacuar y se debería a la huelga de hambre que mantiene.

Ni familiares ni abogados habían podido verlo. Luego de denunciarse que fue juzgado de forma ilegal y que tuviera que defenderse a sí mismo ante un tribunal militar, Zerpa inició una huelga de hambre que tiene más de 700 horas.

En la visita Zerpa les informó que seguirá sin ingerir alimentos y que solo  culminará la protesta cuando sea llevado a un médico para que le hagan una evaluación médica, que debe ser reseñadas en el expediente que le sigue.

Con información textual de El Universal y El Nacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *