Alvaro Uribe propone una “intervención doméstica” en Venezuela: ¿Qué significa?

Con la llegada de Iván Duque a la presidencia, las relaciones de Colombia con Venezuela se han deteriorado cada vez más. Aunque el mandatario ha sido claro en señalar que Colombia no planea ni apoya una intervención militar en el vecino país, miembros de su gobierno y políticos cercanos a él han dejado entrever que las acciones para presionar la salida del gobierno de Nicolás Maduro podría ir más allá de lo diplomático.

Por REVISTA SEMANA (Colombia)

Incluso, el embajador de Colombia en Washington, Francisco Santos, no descartó la posibilidad de una intervención militar y señaló que Colombia no puede asumir una posición pasiva frente a la crisis que vive el vecino país. “Todas las opciones deben ser consideradas”, manifestó.

Otro de los líderes del Centro Democrático que ha tomado parte activa en esta guerra verbal contra Venezuela ha sido el expresidente Álvaro Uribe. En varias ocasiones se ha manifestado partidario de tomar una acción más decidida frente a Venezuela y no limitarse a la presión diplomática.

Hace unas semanas, mientras el presidente Duque estaba de visita en Nueva York, Uribe dijo, a propósito de los movimientos de tropas hechas por el gobierno venezolano en la frontera, lo siguiente “Las tropas (venezolanas) no hay que moverlas hacia la frontera, hay que moverlas hacia el Palacio de Miraflores”, dijo el senador.

Y ahora, durante su participación en un encuentro del Círculo de Montevideo, que se realizaba en Bogotá, el expresidente aseguró que es necesario intervenir en Venezuela por razones humanitarias.

“Lo que hará posible la solución será una intervención doméstica de fuerza no para instalar regímenes militares, sino para poderle dar nacimiento a una época de certeza democrática”, aseguró.

Aunque no dio más detalles sobre en qué consistiría esta intervención, han sido recurrentes las invitaciones que ha hecho Uribe a los militares venezolanos para que se vayan en contra de Maduro.

Además, de su referencia a que apunten sus armas hacia el Palacio de Miraflores, el expresidente ha invitado en otras ocasiones a las Fuerzas Militares de Venezuela para que se subleven contra Maduro.

Una intervención doméstica como la que propone Uribe consistiría no en una invasión externa sino en dar desde afuera apoyo a las tropas venezolanas para que atacaran a su propio gobierno.

Esta guerra verbal que se ha desatado en las últimas semanas, también viene impulsada desde Venezuela.

En las últimas horas, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció que Estados Unidos ordenó al gobierno de Colombia asesinarlo. “Al gobierno de Bogotá le han dado la tarea de matar a Maduro, lo denuncio mundialmente, desde la Casa Blanca se le ha dado la tarea al gobierno de Bogotá”, señaló.

Y agregó: “Han dado la orden desde la Casa Blanca de matar a Maduro, ni un pelo me van a tocar porque a mi me protege Dios y el pueblo”.

Maduro ha denunciado que fue víctima de un atentado el 4 de agosto pasado, cuando dos drones cargados con explosivos detonaron cerca de la tarima en la que daba un discurso durante un acto militar en Caracas.

El mandatario aseguró que el plan, por el que hay 28 detenidos, fue orquestado por Estados Unidos, el expresidente de Colombia Juan Manuel Santos y opositores venezolanos como el diputado Julio Borges.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, por su parte, ha declarado que en relación con Venezuela, “todas las opciones están en la mesa”, incluidas las fuertes y las menos fuertes. “Y ya saben lo que quiero decir con fuerte”, dijo.

Con información de AFP